El paro de autocares recorta clases a cientos de alumnos

Muchos colegios no tienen transporte matinal y los alumnos llegan dos horas tarde a los institutos. Los padres se organizan para llevarlos en coche
Más de 800 escolares de los barrios rurales zaragozanos están sufriendo la huelga de autobuses desde hace 35 días (19 de ellos lectivos). Algunos ya han perdido 38 horas de clase y las negociaciones de trabajadores y patronal están estancadas.
Los conductores de bus realizan paros diarios de 5 a 9 de la mañana, por lo que los alumnos de institutos de educación secundaria, que comienzan sus clases entre las 8 y las 8.30 horas, pierden la primera clase y parte de la segunda.

En primaria, las clases empiezan entre las 9 y las 10, por lo que se ven afectados en menor medida. Aún así, algunas rutas han suspendido el servicio de mañana y los padres tienen que llevar a los niños en coche.

En los institutos, la solución ha sido la misma: los padres se organizan para llevar a los alumnos compartiendo vehículo. «Los que no pueden venir en coche pierden dos horas de clase y retrasan el ritmo de todos», explican en el IES Miguel de Molinos, al que acuden alumnos de El Zorongo.

Otros jóvenes, como los de Villamayor, Montañana o Movera usan el transporte urbano. «El problema es que el bus urbano se llena enseguida y los que se quedan abajo también llegan tarde», explica el director del IES Ítaca, donde hay unos 200 alumnos afectados.

Los padres están cargando de momento con los gastos extra que supone utilizar un transporte alternativo. El departamento de Educación de la DGA se ha comprometido a ayudarlos económicamente (el precio del billete urbano o una cantidad fijada para los que van en coche). Los afectados deben justificarlo en el centro y, desde ahí, se comunicará a la DGA.

Empresas que pagan la ruta

En los polígonos industriales y empresas del extrarradio, los trabajadores se ponen de acuerdo para compartir el coche privado. Sólo algunas grandes empresas pagan el trayecto. Opel paga el kilómetro a 15 céntimos.

La negociación, estancada

Los conductores de los autocares piden un incremento salarial de 120 euros mensuales, además de mejoras laborales. Las negociaciones con la patronal permanecen estancadas desde hace dos semanas.

Viajeros de línea regular

Las líneas regulares a ciudades españolas han quedado suspendidas de 5 a 9 de la mañana, por lo que muchos viajeros tienen que madrugar más y coger autobuses que, en ocasiones, son de otra clase y más caros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento