La aportación de la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) al Palau de les Arts Reina Sofía se redujo un 20 por ciento en la temporada 2011-2012 respecto a la anterior, hasta un total de 108.300 euros, en línea con los descensos experimentados en las renegociaciones anuales llevadas a cabo para las sucesivas renovaciones del acuerdo suscrito en 2006 como protector del recinto cultural.

Así lo han confirmado a Europa Press fuentes de la entidad a raíz de la respuesta del Gobierno a una pregunta del diputado de Izquierda Plural en el Congreso Ricardo Sixto, en la que el Ejecutivo señala que, en el futuro, considera que estas aportaciones "no deben llevar como contraprestación futura la disponibilidad de un palco".

Al respecto, desde la APV han señalado que este convenio "se está renegociando en la actualidad, y conlleva una tramitación larga", y que efectivamente contemplará "otras contraprestaciones diferentes a un palco", como incluía hasta ahora entradas para asistir a algunas representaciones de las que disfrutaban los empleados de la entidad.

Además, las mismas fuentes remarcan que la colaboración con el Palau de les Arts permite al puerto ofrecer a sus clientes internacionales un trato similar al que les brindan sus competidores y que, además, "no se trata de un apoyo aislado", ya que también respalda la Semana Santa Marinera o el Maratón Popular de Valencia.

Sixto se interesaba por la opinión del Ejecutivo estatal acerca de "gastos suntuarios" de la APV como el palco del que disfruta en el Palau de les Arts o los 43.067 euros que gastó entre el 26 y el 27 de junio de 2010 en servicios de catering que ofreció con motivo de la celebración en el entorno del puerto del Gran Premio de Fórmula 1.

El Gobierno, de acuerdo con la información proporcionada por la APV, señala en su respuesta que estos gastos "vienen justificados" por los motivos que detalla y que, además, se han reducido "en línea con la política de austeridad impuesta" por el Ejecutivo 'popular'.

El consejo aprobó esa colaboración cada año por unanimidad

En relación con el palco en el Palau de les Arts, expone que "su disponibilidad está incluida como contraprestación en el convenio de colaboración" con la institución para apoyar su actividad cultural, y subraya que esa colaboración "fue aprobada en todos los Consejos de Administración de la APV celebrados al efecto desde 2006 —año que corresponde a una legislatura del Gobierno anterior", apostilla—, por unanimidad, sin ningún voto en contra, incluidos los representantes sindicales", recalcan las mismas fuentes.

Al respecto, apunta que, siempre de acuerdo con la información de la APV, la firma de ese acuerdo "responde a los objetivos de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) trazados por la Autoridad Portuaria e integrados en su estrategia mediante iniciativas orientadas a favorecer las relaciones con su entorno, dentro de su política de integración puerto-ciudad".

El Gobierno remarca, no obstante, que "en línea con el Plan de Austeridad vigente, en los últimos ejercicios la APV ha ido renegociando" las condiciones de ese acuerdo, hasta alcanzar "una reducción de más del 20 por ciento", y que "en el futuro se considera, en cualquier caso, que las aportaciones del Palau no deben llevar como contraprestación futura la disponibilidad de un palco".

Respecto al evento de la F1, indica que la aprobación y adjudicación del contrato "se realizó con arreglo al procedimiento de contratación establecido por la legislación" y que, para la APV, es "una herramienta de marketing excepcional para difundir y promover entre sus clientes, usuarios, contactos comerciales y sociedad civil, la imagen de puerto interoceánico líder del Mediterráneo Occidental, con una comunidad portuaria potente y dinámica".

Destaca asimismo que en 2011, "de acuerdo con los criterios de austeridad que deben presidir la gestión" dentro del sector público, decidió reducir la invitación solamente al día de la carrera y que, en 2012, decidió suprimir esa actividad de promoción y marketing.

Más de 100

Visitas institucionales y comerciales

En cuanto al "yate" que Sixto señala que costó 4,1 millones a la APV y su mantenimiento le supone 200.000 euros anuales, el Gobierno indica en su respuesta que "se trata de una embarcación de uso institucional, para atender las visitas que con este motivo recibe la APV" y dar a conocer sus instalaciones y precisa que, en 2012, atendió más de 100 visitas institucionales y comerciales de embajadores, otros puertos, instituciones, clientes e inversores.

Consulta aquí más noticias de Valencia.