La familia del etarra 'Thierry'
Los hermanos del exlíder de ETA 'Thierry', en la rueda de prensa que han ofrecido en Bilbao para denunciar que su muerte fue un "asesinato político". Miguel Toña / EFE

La familia del exdirigente de ETA Francisco Javier López Peña, Thierry, fallecido el pasado 30 de marzo en un hospital de París, ha calificado su muerte como un "asesinato político" y ha denunciado el trato "de perros" recibido por parte de las autoridades francesas.

La familia del etarra ha presentado denuncias contra hospitales, Gendarmería y autoridades penitenciarias francesas por su fallecimientoDos de los tres hermanos de López Peña, Thierry, natural de Galdakao (Bizkaia), Juanma y Begoña, acompañados de tíos y sobrinos del fallecido exjefe del aparato militar de la banda terrorista, han comparecido este domingo en Bilbao en conferencia de prensa para denunciar también el "ocultismo" que han sufrido en todo lo relacionado con el desencadenante de su muerte.

Han señalado, en este sentido que, a día de hoy, carecen de ningún informe médico o de la autopsia que les informe de cual ha sido la causa de su fallecimiento, y que los médicos que le trataron en el hospital de París tampoco se explican la causa de su muerte.

Tanto por este "ocultismo" como por el trato recibido de las autoridades francesas, los hermanos de Thierry han informado de que han interpuesto 4 o 5 denuncias contra todos los estamentos implicados en el caso: hospitales, Gendarmería, autoridades penitenciarias francesas, etc.

Juanma López Peña ha asegurado que desde que el 9 de marzo, en que la madre y la hermana de Xabier le visitaron en la cárcel, hasta que murió el 30 de marzo, la familia no sabe que ha podido pasar para que se haya producido ese desenlace ya que su hermano "estaba perfectamente" de salud.

La hermana de Xabier, Begoña, por su parte, ha manifestado que del 9 de marzo al 30 de ese mes la familia del exdirigente de ETA ha pasado "20 días llenos de sufrimiento, de interrogantes, de impotencia y de desinformación".

"Sólo sabemos —ha agregado—, que llegó a París con un pequeño coágulo en el cerebro del que los médicos nos dijeron que se podría recuperar con rehabilitación y que allí le hicieron un 'bay-pass' en el corazón".

Juanma López Peña ha señalado, por su parte, que "no sabemos qué paso en el hospital de Corbeil-Essonne" donde, ha precisado, le hicieron un cateterismo para comprobar el estado de sus arterias y de donde, según les dijo el médico del hospital parisino, su hermano "había llegado tocado".

"No sabemos de que ha muerto"

Tras visitarle en París el 22 de marzo y encontrarle "más o menos bien, no para morirse", la familia se entera de que el 24 de marzo han traslado a Xabier al área penitenciaria del hospital "sin absolutamente ninguna atención médica, ni informar a la familia del cambio y de que, estando allí le da un derrame cerebral", por lo que le trasladan a la UVI del servicio de Neurocirugía.

Su hermana Begoña ha relatado que la abogada y la familia se enteran del derrame el 26 de marzo y que el 29 le visitan por última vez en la UVI de Neurocirugía.

Han pedido que se acabe con la actual política penitenciaria que dispersa a los presos de ETA"Al día siguiente había muerto" ha agregado Begoña quien ha resaltado que su hermano "murió solo cuando nosotros estábamos en un hotel a cinco minutos del hospital".

"Pudieron habernos avisado del empeoramiento de su estado, ya que los médicos nos dijeron que su estado había empeorado a las 20 horas del día 29, pero no quisieron hacerlo", ha acusado.

Begoña López Peña ha precisado que se enteraron de su muerte 12 horas después de ocurrida por la médico de guardia del servicio de Neurocirugía cuando fueron a la sala de la UVI donde se encontraba ingresado y vieron que "no estaba custodiada y que su cama estaba vacía".

"Los médicos del hospital —ha añadido Begoña López Peña—, no nos han sabido decir cuál ha podido ser la causa de su muerte ya que, al parecer, sus constantes vitales era correctas".

"Todavía a día de hoy no sabemos de que ha muerto", ha subrayado y agregado que todavía no han podido ver su cadáver más que a través de un cristal y cuatro días después de su fallecimiento.

Los hermanos del exjefe militar de ETA han pedido el fin de la actual política penitenciaria de dispersión aplicada por los gobiernos español y francés a los reclusos de la banda terrorista con el fin de que casos como el de su hermano y el de su compañero de organización Angel Figueroa no se vuelvan a repetir.

Han señalado, por último, que esperan que a lo largo de esta semana puedan llegar a Galdakao, su localidad natal, los restos mortales de Xabier López Peña.