El Comité Central del Partido Comunista de Andalucía (PCA) buscará este domingo una posición conjunta sobre el relevo de Diego Valderas al frente de IULV-CA, siendo hasta el momento la propuesta de Antonio Maíllo, responsable de Política Institucional de IULV-CA y director general de Administración Local de la Junta, la que más apoyos ha despertado, después de que el portavoz parlamentario de IULV-CA, José Antonio Castro, haya rehusado optar a dicha responsabilidad.

Según han indicado a Europa Press fuentes del PCA, la propuesta de Maíllo cuenta con un "apoyo bastante mayoritario" en el seno del partido, por lo que no se descarta que se pueda lograr la "unanimidad" durante la reunión del Comité Central del PCA, aunque dicho órgano no aprobará este domingo ninguna propuesta formal en torno a la candidatura, algo que podría producirse "más adelante".

El Comité Central del PCA, que se celebrará en Málaga, comenzará con la intervención inicial del secretario general del partido, José Manuel Mariscal, quien presentará una declaración política ante la XIX Asamblea de IULV-CA, que tendrá lugar entre los días 14 y 16 de junio en la localidad sevillana de Bormujos, según han avanzado a Europa Press fuentes de la federación de izquierdas.

Tras la intervención de Mariscal en el Comité Central se desarrollará un debate sobre la citada declaración, en el que también se abordará la candidatura a la Coordinación General de IULV-CA. Tras el turno de intervenciones, en el que los participantes emitirán sus propuestas y opiniones, el secretario general cerrará la sesión haciendo un resumen de todo lo expuesto.

En la declaración política que se analizará se pide que desde el comienzo del proceso asambleario se apueste por un método que sitúe el debate político y organizativo en primer lugar, abordando de manera paralela la conformación del equipo que dirija colectivamente IULV-CA. Una vez que se vayan concretando ambos aspectos será el momento de concretar responsabilidades.

Se apunta también que el reparto de responsabilidades significa reparto de tareas bajo una dirección colectiva. "Y en ese reparto, el reforzamiento organizativo de IULV-CA juega un papel central", añaden los comunistas, quienes destacan que la experiencia les ha enseñado que la institucionalización del trabajo político "se termina pagando caro".

"Y esto se evita con una organización siempre en la calle que a su vez construya poder popular", se afirma también en la citada declaración, en la que se apuesta por que IULV-CA contribuya al proyecto estratégico de la federación mejorando los mecanismos de participación y centrando su trabajo en la elaboración colectiva y en la movilización, "haciendo de IULV-CA una fuerza que lucha en el gobierno y lucha en la calle".

Otro de los aspectos recogidos en este documento hace referencia a la importancia de que el debate asambleario llene de contenido la premisa del cómo gobernar, "como superación dialéctica del gobernar o no". "El PCA no quiere anticipar ninguna propuesta de conclusiones del debate sobre cómo gobernar, sino contribuir a que el conjunto de la militancia ejerza su derecho, y sienta como obligación, a participar en dicho debate", se añade.

Asimismo, se apunta que el proyecto de construir un movimiento político y social, anticipo del Bloque Social y Político que derrote al bipartidismo neoliberal, tiene hoy más sentido que nunca. Para los comunistas, un "potente" movimiento político y social es la fórmula política y organizativa que hace compatible la unidad programática de la izquierda, su pluralidad ideológica y la coexistencia activa de los movimientos sociales y los partidos políticos.

"La desafección política crece, y no nos sentimos responsables en absoluto. Pero ello implica que IULV-CA debe ser diferente, y no como opción estética, sino ideológica y organizativa", se explica también en el citado documento, en el que se insiste en que el objetivo prioritario es sostener la movilización y evitar las agresiones contra el pueblo.

El PCA considera también que la XIX Asamblea de IULV-CA se constituye sobre todo para el debate estratégico y no sólo para el análisis coyuntural. De este modo, se compromete a defender que las conclusiones organizativas que surjan de esta cita incluyan el establecimiento de espacios de análisis colectivo y debate participativo, con carácter estatutario, que de manera sostenida y periódica permitan la rendición de cuentas, así como la toma de decisiones cruciales, en virtud del proyecto estratégico de IU.

"huir de prácticas politiqueras o personalistas"

Así, se explica que este modelo participativo de funcionamiento no atañe tan solo al papel de IULV-CA en las instituciones "trucadas del sistema imperante", sino al papel en la movilización, la acumulación de fuerzas y la convergencia programática. "Este modelo debería incluir mecanismos de participación y consulta a los sectores aliados y no solo a la militancia de IU", consideran los comunistas.

De igual modo, en la citada declaración se insta al partido a ser capaz de transformar la rabia y la indignación en rebeldía, y también a contribuir a organizar la rebeldía. Se indica también que la situación de emergencia social provocada por el desmantelamiento de los mecanismos de justicia social debe hacer concentrar el interés en la respuesta a las necesidades del pueblo, "huyendo de prácticas politiqueras o personalistas que nos alejen del sentir ciudadano".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.