El Ayuntamiento de Córdoba confía en que se reduzca un 30 por ciento la circulación de coches por la céntrica calle San Fernando para acceder al paseo de la ribera en la capital cordobesa, después de que el lunes se active la cámara de tráfico que identificará las matrículas y restringe el paso por la zona.

En una rueda de prensa, la concejal de Movilidad del Consistorio cordobés, Ana Tamayo, ha destacado que "se ha querido tener en cuenta la importante casuística" en la zona con los vecinos y personas que acceden a ella a las distintas infraestructuras, como el mercado Sánchez Peña o el centro de salud de la calle Lucano, puesto que el gobierno municipal pretende que "el casco histórico siga teniendo" los servicios que presta y sus residentes, pero "con una mayor calidad de vida".

Además, las personas que hayan pedido la autorización para acceder a la zona y todavía no hayan recibido la tarjeta, podrán pasar tras colocar en el salpicadero del coche el resguardo de la solicitud y aquellos que pasen sin permiso serán multados con unos 80 euros.

Entre algunos ejemplos, los colegios repartirán tarjetas a los padres de los alumnos que necesiten llevar a sus hijos al colegio en la zona; los hoteles contarán en breve con una herramienta informática para tramitar el permiso para los clientes, o la persona que vaya al centro de salud tendrá que comunicarlo con un día de antelación al Ayuntamiento.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.