Neruda: 40 años para saber la verdadera causa de su muerte

  • El poeta iberoamericano más internacional ha sido exhumado este domingo.
  • La razón: conocer si murió de cáncer de próstata o por envenenamiento.
  • El autor de Veinte poemas de amor... vuelve a estar en boca de todos.
El poeta Pablo Neruda
El poeta Pablo Neruda
GTRES

Días después del golpe militar de Pinochet, el poeta iberoamericano probablemente más conocido del mundo, moría en un hospital. Era el 23 de septiembre de 1973, hace ya cuarenta años.

La versión oficial fue que el fallecimiento de Pablo Neruda (nacido en 1904, en Parral, Santiago de Chile) provenía de su enfermedad: cáncer de próstata. Pero hay otra, y cobra fuerza: la posibilidad de que fuera asesinado por la dictadura de Augusto Pinochet.

Segunda exhumación

Este domingo se ha procedido a la exhumación de los restos mortales del autor de los tan recurridos Veinte poemas de amor y una canción desesperada de la tumba en la que están junto a su última esposa, Matilde Urrutia, en Isla Negra.

Fue el deseo del poeta que allí descansara su cuerpo, pero no se cumplió hasta 1991, cuando tuvo lugar la primera exhumación del escritor.

Tras su muerte, traicionando su última voluntad, lo llevaron al Cementerio General. Es pues ésta la segunda vez que su cuerpo sale a tierra. Sólo que ésta, por la orden de un juez: Mario Carroza. Es él quien lleva la investigación judicial que pretende esclarecer la verdadera causa del fallecimiento.

La exhumación se está llevando a cabo bajo el más absoluto secreto, ya que una gran carpa cubre la zona.

Acompañan al juez un equipo de forenses, entre los que  están la toxicóloga estadounidense Ruth Winecker y tres españoles, el toxicólogo Guillermo Repetto, el cirujano Aurelio Luna y el médico forense Francisco Etxeberría, que también participó en 2011 en la exhumación del presidente chileno Salvador Allende y más recientemente en el caso de los niños desaparecidos en Córdoba, Ruth y José.

¿Una inyección letal de Pinochet?

Una inyección letal de agentes de la dictadura de Pinochet es la tesis que muchos barajan y que finalmente ha hecho que el juez Carroza admita la investigación de los hechos.

El exchófer del poeta es uno de los que señaló la tesis del asesinato del Premio Nobel por el daño que podía causar a Pinochet, dada su fuerte influencia a nivel internacional. Esta declaración provocó que el Partido Comunista, al que el escritor perteneció, presentara una querella.

Al parecer México había ofrecido asilo al autor de Confieso que he vivido tras el golpe militar y estaba dispuesto a marcharse cuando sucedió la tragedia. Y no se iba para desentenderse, sino para todo lo contrario.

Tal y como ha recogido Efe de boca del abogado querellante: "Son muchas las contradicciones que hay en el proceso acerca de lo que sucedió en la Clínica con Neruda, que, a lo menos, nos hacen tener una legítima duda respecto de que haya muerto de cáncer".

Los interrogantes son varios llegando hasta el desconocimiento de quién fue el médico que realmente vio por última vez a Neruda. Parece que se le administró una inyección con un calmante, pero ese calmante es el que hoy está en tela de juicio.  Unos dicen que el doctor era Sergio Draper, pero otros aseguran que él no inyectó nada a Neruda.

Además la ficha médica de Neruda desapareció, señala el abogado.

Lo único que parece claro es que el chileno que recorrió medio mundo y que tan conectado estuvo a los poetas españoles de la Generación del 27 (lo veneraban) ingresó en el hospital el 19 de septiembre y murió el día 23 a las 22 horas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento