Calvicie en la coronilla
La calvicie en la coronilla indica riesgos de problemas cardiacos. GTRES

Sobre la calvicie del hombre se han hecho muchos chistes y extendido muchos mitos. Es un hecho frecuente, pero también un síntoma. Es lo que acaban de observar investigadores de la Universidad de Tokio. Según ellos, la calvicie masculina está vinculada a un mayor riesgo de enfermedad cardiaca coronaria, pero solo si está en la coronilla, en lugar de en la parte delantera.

Los calvos aparecen con un 70% más probabilidades de tener enfermedades del corazónLos investigadores escrutaron Medline, un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, y The Cochrane Library sobre la investigación publicada acerca de la calvicie de patrón masculino y la enfermedad cardiaca coronaria.

El análisis de sus resultados –que publican en el British Medical Journal– mostró que los hombres que habían perdido la mayoría de su pelo eran un 32% más propensos a desarrollar enfermedad de las arterias coronarias que sus compañeros que mantuvieron una cabeza llena de cabello.

Cuando el análisis de los científicos se limitó a los hombres menores de 55-60 años, emergió un patrón. Los hombres calvos o con calvicie amplia tenían un 44% más de probabilidades de desarrollar la enfermedad de la arteria coronaria, según se desprende de tres primeros estudios.

El análisis de otros tres estudios que compararon la salud del corazón de los que eran calvos con los que no lo eran pintó un panorama similar, al demostrar que los calvos tenían un 70% más probabilidades de tener enfermedades del corazón y los de los grupos de menor edad fueron un 84% más propensos a hacerlo.

No todas las calvicies

El análisis de estos resultados indicó que el riesgo de enfermedad de la arteria coronaria depende de la gravedad de la calvicie, pero sólo si se centraba en la parte superior o corona de la cabeza, conocida como el vértice. La calvicie vértice amplia impulsó el riesgo de enfermedad coronaria a un 48%; la moderada, un 36%, y la leve, un 18%. Por el contrario, un retroceso de cabello supuso muy poca diferencia en el riesgo, según las conclusiones del análisis.

Para compensar las diferencias en los métodos de evaluación de la calvicie en los estudios incluidos en el análisis, los autores estudiaron cuatro grados diferentes de la calvicie: ninguna, frontal, corona-superior y combinada. Una vez más, se halló que la gravedad de la calvicie afectó al riesgo de enfermedad cardiaca coronaria.

Los hombres con calvicie frontal y en la corona fueron un 69% más propensos a tener enfermedad de las arterias coronarias que los que tenían la cabeza llena de cabello, mientras que aquellos con calvicie sólo en la coronilla fueron un 52% más propensos y las personas con calvicie frontal sólo un 22% más.

Las explicaciones de las razones detrás de la asociación varían, pero incluyen la posibilidad de que la calvicie puede indicar resistencia a la insulina, un precursor de la diabetes; un estado de inflamación crónica, o aumento de la sensibilidad a la testosterona, todos ellos involucrados directa o indirectamente en la promoción de enfermedad cardiovascular, señalan los autores.