Los polideportivos de Madrid sufren falta de conservación y de material pese a subir las tarifas

  • Usuarios y trabajadores de centros deportivos de Madrid detectan grietas, fallos estructurales e instalaciones cerradas por eternas obras de reforma.
  • En algunos polideportivos denuncian escasez de combustible para las máquinas, de material de limpieza e incluso de papel higiénico.
  • El Ayuntamiento de Madrid ha encarecido los precios un 13% de media para este año; en el caso de la tarjeta de temporada, el 'tarifazo' alcanza el 25%.
Estado que presenta la piscina de verano del Barrio de la Concepción, cerrada por obras desde 2007.
Estado que presenta la piscina de verano del Barrio de la Concepción, cerrada por obras desde 2007.
JORGE PARÍS

Los usuarios de la piscina cubierta de Orcasur (Usera) se encontraron el pasado 4 de marzo con un cartel en el que les informaban del "cierre temporal" de la instalación. Un metal del techo se había desprendido a causa de la corrosión y amenazaba la seguridad de los bañistas. Un mes después, la piscina sigue cerrada y los usuarios no pueden hacer deporte en ella. El caso de Orcasur es solo un ejemplo más de la situación de abandono en que se encuentran muchas de las instalaciones deportivas de la capital, tal y como denuncian usuarios, trabajadores de los polideportivos y la Federación de Asociaciones de Vecinos de Madrid (Fravm). Y eso, a pesar de que este año el acceso a estos servicios cuesta un 13% más de media.

Los habitantes de la capital disponen de 69 centros deportivos municipales, según datos del área de Las Artes, Deportes y Turismo. En la mayoría de estos recintos se pueden encontrar fallos estructurales por falta de mantenimiento, instalaciones cerradas al público por peligro para la seguridad física de los usuarios o falta de materiales tan básicos como productos de limpieza o papel higiénico. "Las deficiencias son generalizadas. Hay una falta de inversión tremenda. El Ayuntamiento de Madrid está dejando morir las instalaciones porque su intención es privatizarlas", cuenta Juan Carlos Osuna, representante de UGT entre los trabajadores de polideportivos.

Las juntas de distrito (encargadas de la gestión de los polideportivos) prevén dedicar 5,6 millones de euros para inversiones reales en estas instalaciones durante 2013, según se recoge en los presupuestos. "Es una cantidad ridícula para toda la ciudad", dice Osuna. El Ayuntamiento es consciente de que muchos polideportivos están obsoletos. Sin embargo, en lugar de aumentar el presupuesto para reformas, el Consistorio se plantea privatizar su gestión: "Estamos abiertos a la colaboración público-privada", apuntó el delegado del área, Fernando Villalonga.

Falta de mantenimiento

El uso constante de las instalaciones, la presencia de humedad, el calor y los productos químicos como el cloro dañan las estructuras y obligan a realizar labores de mantenimiento de forma asidua. Sin embargo, la falta de inversión está provocando la aparición de grietas en muros, goteras en los techos y corrosión en las partes metálicas de gran parte de los polideportivos madrileños. Ejemplos de ello son el centro de Orcasur, donde se desprendió parte de la cubierta por el óxido; el de Francisco Fernández Ochoa (Carabanchel), con filtraciones en la cancha de baloncesto; o el de Barrio de la Concepción (Ciudad Lineal), con suelos y paredes desconchados por falta de pintura.

Escasez de material

Según denuncias trasladadas por trabajadores y usuarios consultados por este periódico, el centro deportivo Alfredo Goyeneche (Moncloa) pasa semanas enteras sin que se reponga el papel higiénico de los vestuarios. También han detectado escasez de combustible para las máquinas cortacésped del centro de Aluche (Latina) y en algunas instalaciones no disponen de material de limpieza e higiene.

Piscinas y pistas cerradas

Los usuarios ya casi se han resignado a encontrar instalaciones cerradas en sus polideportivos. El caso más flagrante es el de la piscina de verano del Barrio de la Concepción, que lleva clausurada desde 2007 por unas obras que nunca llegan a arrancar. También hay instalaciones cerradas en La Mina (Carabanchel), Fernando Martín (Moncloa), Entrevías (Vallecas) o Playa Victoria (Tetuán). Este último centro deportivo se abrirá de nuevo al público el próximo 29 de abril, tras casi nueves meses cerrado por unas obras de "rehabilitación integral" en las que se han invertido 800.000 euros, según la Junta Municipal de Tetuán.

Aumento de precios

Las nuevas tarifas de los centros deportivos municipales suponen un encarecimiento medio del 13%. El Ayuntamiento se excusa diciendo que no le queda más remedio que subir los precios para "asumir las medidas de contención del déficit a las que obliga el Gobierno". La subida oscila entre el 5% de aumento del abono mensual (para acceder al gimnasio, piscina o pistas de pádel) y el 25% de la tarjeta de temporada.

Instalaciones olímpicas en desuso

Madrid opta a organizar los Juegos Olímpicos de 2020. El 80% de las instalaciones que albergarían las disciplinas deportivas están ya construidas, pero esta ventaja tiene también su inconveniente: muchas de ellas todavía no tienen un uso definido y se mantienen medio vacías a la espera de los Juegos. Es el caso de la Caja Mágica, que se utiliza en contadas ocasiones para torneos de tenis o conciertos; o del estadio de La Peineta, que tendrá que ser construido de nuevo.

Planes para la privatización

El Ayuntamiento está elaborando el Plan Estratégico para el Fomento del Deporte Base, con el objetivo de mejorar las instalaciones deportivas y modificar los modelos de gestión "para hacerla más eficiente". Dentro del proyecto, se está estudiando la extensión de la gestión privada al mayor número posible de polideportivos. Hasta el momento, 13 de los 69 centros municipales ya están adjudicados a empresas privadas. Los trabajadores temen que estos cambios impliquen una disminución de la plantilla y planean realizar protestas en las próximas semanas, como encierros en los polideportivos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento