Irene Rigau, consellera de Enseñanza.
Irene Rigau, consellera de Enseñanza. ARCHIVO

Tan solo 17 familias han solicitado este curso (hasta el 30 de enero) a la Generalitat que sus hijos reciban las clases en castellano como lengua vehicular, frente a las 106 que lo pidieron en el curso 2011-2012.

Según ha informado este jueves la consellera de Ensenyament, Irene Rigau, en una respuesta parlamentaria al diputado del PPC Josep Enric Millo, su departamento está dando cumplimiento a las sentencias judiciales que reconocen la situación jurídica individualizada de los hijos de las familias solicitantes, pero que no cuestionan el modelo general de inmersión escolar en catalán.

Ensenyament asegura que
cumple las sentencias judiciales sobre  catalán y castellano.
La última sentencia se produjo el pasado mes de febrero, cuando el Tribunal Supremo (TS) reconoció el derecho de los alumnos que lo pidan a recibir sus clases en castellano y catalán como lenguas vehiculares, aunque sin que la Generalitat tenga que reformar de forma global el sistema de inmersión lingüística en Cataluña.

En su sentencia, el Supremo desestimó el recurso presentado por la asociación Convivencia Cívica Catalana, en representación de una familia que solicitaba la escolarización en castellano, contra un auto de la sala contencioso-administrativa del TSJC (Tribunal Superior de Justicia de Cataluña) que avaló el modelo de inmersión lingüística, pero garantizando la escolarización individual de los alumnos.

Rigau ha informado en su respuesta parlamentaria de que la secretaría general de su departamento ha dictado cinco resoluciones que ordenan a los centros en los que están escolarizados los hijos de las familias recurrentes que reconozcan su situación jurídica individualizada.

Así, según Rigau, los centros donde están escolarizados los menores cuyas familias piden que la lengua vehicular sea el castellano facilitan a estos alumnos "la información oral y escrita que permite al alumno entrar en contacto con el contenido de la asignatura, incluido libros de texto si los hay".

También "facilita el ejercicio y aplicación de los contenidos adquiridos para asimilarlos en ejercicios de clases y deberes", además de "examinar los aprendizajes alcanzados por el alumno que demuestren lo que ha aprendido" y "notificar a la familia el progreso del alumno, así como de toda la actividad de la escuela, también en castellano".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.