Ballena beluga y su cría
Cría de ballena beluga junto a su madre en el Oceanográfic Oceanográfic
Pese a los esfuerzos de veterinarios y cuidadores para evitarlo y a la vigilancia constante de madre e hijo, la beluga nacida el pasado día 2 de noviembre y por primera vez en un Centro Zoológico Europeo murió el lunes.

La pequeña beluga no llegó a mamar de su madre y tenía muy bajas las defensas
En las últimas horas se detectó un brusco desequilibrio en la ballena, consecuencia de la muy difícil adaptación de la joven beluga a una alimentación artificial, a la que se tuvo que recurrir dada la inexperiencia de la madre "Yulka", y a las dificultades motoras que presentaba la cría, que nunca llegó a alimentarse directamente de su madre.

La ausencia de lactación directa ha impedido un desarrollo adecuado y ha favorecido la aparición de enfermedades infecciosas y metabólicas.

Nació con pocas esperanzas de sobrevivir

En cualquier caso, desde el momento en que se certificó la gestación, ya se conocía que las probabilidades de supervivencia del pequeño eran muy bajas. En medio natural y entre crías de hembras primerizas, como "Yulka", la mortandad de los recién nacidos llega a un 58% en los primeros meses de vida.

En estos momentos, y para intentar compensar la pérdida del pequeño, los cuidadores de la madre han comenzado a desarrollar mayor actividad con "Yulka". Durante algunos días se atenderá a su comportamiento y se procederá a unirla de nuevo con "Kairo", el macho que la acompaña en la instalación.