Obesidad infantil
Bebé de tres meses que pesa 8 kg. EFE

La obesidad infantil tiene un fuerte componente genético, en torno al 50%. Según un nuevo estudio publicado en International Journal of Obesity, el peso corporal infantil está fuertemente influenciado por los genes.

Investigaciones anteriores han demostrado que la obesidad es hereditaria y estudios en gemelos sugieren que esto se debe principalmente a factores genéticos, con estimaciones de heredabilidad de más del 50%.

Apoya la idea de que los hijos de padres obesos tienen más riesgo de convertirse en obesosUn total de 32 genes han sido identificados como factores de riesgo para la obesidad, pero los análisis previos sugieren que estos genes por sí solos no pueden explicar el alto grado de heredabilidad de la obesidad infantil, ya que juntos justifican sólo el 2% de las diferencias individuales en peso corporal durante la infancia, algo que ha dado lugar a un problema de "heredabilidad faltante".

En este estudio, los científicos utilizaron un nuevo método denominado Análisis de Rasgo de todo el Genoma Complejo (GCTA) para investigar la heredabilidad genética molecular del peso corporal en los niños. GCTA se aprovecha del hecho de que algunas personas son genéticamente más similares entre sí que a otras, por casualidad, y analiza los que son genéticamente parecidos también pueden ser más similares en el peso. Usando este enfoque, el GCTA estima los efectos combinados de todos los genes conocidos comunes en todo el genoma, asociados con el peso corporal en la infancia.

Se confirma que los genes juegan un papel muy importante en el peso de los niñosEl estudio se basa en datos de una cohorte de base poblacional de 2.269 niños de entre 8 y 11 años y los investigadores encontraron que los efectos acumulativos de múltiples genes en todo el genoma entero representaron el 30% de las diferencias individuales del peso corporal en la infancia.

Clare Llewellyn, del Centro de Investigación en Comportamiento de Salud de la University College of London y autora principal del estudio, subrayó: "Estos resultados son importantes porque confirman que los genes en los niños juegan un papel muy importante en la determinación del peso corporal".

En la actualidad, sólo unas pocas variantes genéticas se han descubierto y estas explican una cantidad muy pequeña de las diferencias individuales en el peso corporal (en torno al 2%). Estos hallazgos sugieren que hay cientos de otras variantes genéticas que influyen en el peso corporal que están aún por descubrir".

Este estudio pone de relieve la importancia de los efectos genéticos en la obesidad infantil, lo que apoya la idea actual de que los hijos de padres obesos tienen mayor riesgo de convertirse en obesos.