Un momento de la protesta
Un momento de las protestas de este fin de semana. Pawel Kopczynski / REUTERS

El Papa Benedicto XVI ha rechazado la propuesta de vestir un chaleco antibalas en la visita a Turquía que inicia este martes y que durará cuatro días.

Los servicios de seguridad vaticanos recomendaron la adopción de la medida

Tras las protestas de los últimos días por la visita, que está causando una gran controversia en la sociedad turca, los servicios de seguridad vaticanos le habrían recomendado vestir un chaleco antibalas durante su visita y la negativa del pontífice podría haber causado preocupación en el equipo que se encarga de garantizar la protección de Benedicto XVI.

Varios grupos extremistas han amenazado de muerte al Papa, por lo que las medidas de seguridad se extremarán en la primera visita de Ratzinger al país.

Un líder musulmán llama a la calma

Es un paso adelante, pero no un gesto suficiente

La visita "es un paso adelante, pero insuficiente" para paliar el "rencor" que provocaron sus declaraciones sobre el Islam en septiembre pasado. Así lo ha dicho el líder religioso turco Ali Bardakoglu, director del Departamento de Asuntos Reliosos, en declaraciones al diario Aksam recogidas por France Press.

Según Bardakoglu, "no hay que considerar el viaje como un gesto suficiente para abrir la puerta del diálogo y reparar el rencor provocado por las desafortunadas declaraciones"

Una visita polémica

Un libro que profetiza el asesinato de Ratzinger en Turquía es un éxito de ventas en el país

La visita ha estado rodeada de polémica desde que se dio a conocer. Hace meses se publicó un libro que vaticina la muerte de Benedicto XVI en Turquía a manos de una conspiración. La novela se ha convertido en un éxito de ventas en Turquía desde su publicación.

La obra, El asesinato del Papa, está escrita por el periodista otomano Yucel Kaya, y es una obra de intrigas y conspiraciones que, como 'El código da Vinci' de Dan Brown, ahonda en interpretaciones alternativas del cristianismo, la mitología, el Opus Dai y la masonería.

Un turco que casi mata al Papa

En 1981, el turco Ali Agca intentó acabar con la vida de Juan Pablo II en un atentado que conmocionó a todo el mundo. Agca, liberado en enero, advirtió al Papa que si viaja a Estambul su vida podría correr peligro.

Las protestas que caldean el ambiente

Decenas de miles de seguidores del islámico Partido de la Felicidad se reunieron el domingo en una céntrica plaza de Estambul en protesta por la visita del Papa Benedicto XVI a Turquía, prevista para el mañana.

"El papa no debe venir", "Estambul no es Constantinopla" o "Santa Sofía debe ser una mezquita" eran algunos de los gritos de los 50.000 manifestantes (100.000, según los organizadores) que asistieron a la protesta.