Coro Cillán
La jueza Coro Cillán. EFE

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha acordado la apertura de un juicio oral contra la titular del Juzgado de Instrucción número 43 de Madrid, Coro Cillán, por un delito continuado de prevaricación en relación con la administración judicial de la discoteca Moma, de la capital.

Así, el magistrado de la Sala de lo Civil y Penal del TSJM, Emilio Fernández Castro, ha impuesto a la juez una fianza de 17.000 euros por la responsabilidad civil que pueda derivarse de la causa, que se inició a raíz de una querella interpuesta por la Fiscalía de Madrid en abril del pasado año. Además, ya en diciembre de 2011, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) abrió un expediente disciplinario a Cillán por la presunta comisión de tres faltas muy graves y una grave en relación a la clausura de la discoteca Moma y la designación de sus administradores judiciales.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ve indicios de "una conducta judicial muy irregular" Precisamente uno de los propietarios de la discoteca denunció a la jueza ante el Consejo al considerar que estaba colaborando con sus socios para lograr el traspaso del establecimiento. De esta forma, cuando el 21 de septiembre de 2011 estos le denunciaron por supuesta administración desleal, Cillán acordó precintar el local y, al día siguiente, nombró a un administrador judicial, según fuentes jurídicas.

Según el denunciante, ese mismo día, la jueza cenó con el abogado de sus socios en un restaurante de Madrid y, después, sustituyó a los administradores judiciales nombrados de inicio por otros, entre los que figura uno que tiene relación de amistad con Cillán.

En un auto del pasado año, el TSJM destacó que había indicios de "una conducta judicial muy irregular" en la decisión de la magistrada al implantar una administración judicial en la discoteca a pesar de que "no consta ni se denuncia la comisión de unos hechos delictivos, sino simplemente una controversia entre sus titulares".

En la misma línea, el tribunal considera "escandaloso" que Cillán nombrase a un administrador "sin debate ni reflexión" sobre su aptitud para la tarea y que seis días más tarde "y por una simple providencia inmotivada" le fijase una retribución mensual de 18.000 euros. Además, califica de "desvariado" y "arbitrario" que la jueza nombrase para otro de los puestos a su propio compañero sentimental, quien, tras aceptar la dimisión de los otros designados, "pasó a ser administrador único con una retribución mensual de 2.500 euros".

Entre otras causas, la jueza Coro Cillán ha instruido una en la que se investigó la presunta actuación irregular del exjefe de los TEDAX en el 11-M, Juan Jesús Sánchez Manzano, que ha sido archivada recientemente por la Audiencia Provincial de Madrid.

Consulta aquí más noticias de Madrid.