King, mientras declara su mujer
Imagen de la jornada de ayer, donde King escuchó a su mujer, que confesó creer que su ex marido era el asesino. EFE

Un testigo que declaró el lunes en el juicio por el asesinato de la joven de Mijas Rocío Wanninkhof, el 9 de octubre de 1999, dijo que el británico Tony Alexander King,único acusado, le contó que conocía a Dolores Vázquez porque fue su jardinero durante un tiempo.

Ronald William Pettit, citado a declarar por la defensa y vecino de Vázquez, confesó ante el jurado popular que el procesado se refirió a ella durante una conversación con otras dos personas, en la época en la que ésta estaba siendo juzgada por el crimen.

El acusado ha confesado en el juicio que no conoce a Dolores Vázquez

Sin embargo, los otros dos interlocutores, una mujer y un hombre que trabajaron con el testigo en una empresa de la Costa del Sol, no recordaron estos hechos ante la Guardia Civil.

Por su parte, el acusado ha confesado en el juicio que no conoce a Dolores Vázquez, exculpada de la causa tras pasar 17 meses en prisión, aunque ha mantenido que ella apuñaló por la espalda a Rocío mientras viajaban en un coche.

Tanto la defensa como la acusación particular coincidieron en que con estas declaraciones se confirma el vínculo entre el británico y Vázquez.

Se ponía nervioso cuando quedaba con Graham

En la jornada de hoy también prestó declaración María Luisa Gallego, ex compañera sentimental del británico, quien señaló que King "se ponía muy nervioso" cuando quedaba con su amigo Robert Graham, que "le dominaba e influía".

Según su relato, convivió con sus hijas y el acusado durante seis meses, en los que se mostró "tranquilo" y en ningún momento le habló de sus antecedentes por agresión sexual y robo en Reino Unido.

Agregó que Tony King apenas le hablaba de su familia, aunque sí le confesó que había sufrido malos tratos por parte de su padre.

Errores en la investigación

En la sexta jornada del juicio, un comandante de la Guardia Civil admitió que en la primera investigación que incriminó a Dolores Vázquez "pudo haber errores" de enfoque, aunque se desarrolló de manera "concienzuda".

Todas las pruebas objetivas inculpan a King

El testigo manifestó que si las muestras de ADN que se tomaron en la colilla encontrada donde desapareció Rocío hubieran conducido en 1999 a Tony King, "las conclusiones de la investigación hubieran sido distintas".

El investigador insistió en que todas las pruebas objetivas y los restos orgánicos hallados tanto en el lugar del crimen, como en la zona donde se halló el cadáver inculpan a King, al tiempo que descartó cualquier relación con Dolores Vázquez.

También habló de un posible móvil sexual en el asesinato, al referirse a la confesión de King, quien reconoció que se acercó a Rocío porque "la vio atractiva y tuvo deseos de tocarla".

La familia de Wanninkhof vuelve a acusar a Dolores Vázquez

La familia de Rocío Wanninkhof volvió a implicar a Dolores Vázquez.

La tía de la víctima asegura que Dolores Vázquez pegó y amenazó en tres ocasiones a su sobrina

Así, la tía de la víctima, Josefina Hornos, dijo que la gallega llegó a pegar y amenazar, en tres ocasiones en su presencia, a su sobrina.

Hornos declaró a preguntas del abogado de la familia que la joven tenía "mucho miedo" a Dolores Vázquez porque le dijo que "la tenía que matar".

"Regañaba mucho a Rocío, pegaba mucho a Rocío. Malos tratos", aseveró la testigo, quien apuntó que escuchó esas amenazas por tres veces desde que la víctima tenía unos 10 años.

Respecto a los malos tratos, respondió a preguntas del fiscal que nunca los denunciaron ni ella ni la madre de la joven porque, según explicó, ésta última puso todo el dinero que tenía para comprarse un piso con Vázquez, que se puso a su nombre, por lo que "mi hermana temía que si lo denunciaba se podía ver en la calle con tres niños".

En este mismo sentido se expresaron tanto el marido de Josefina Hornos, Serafín Ruiz, como el hermano de ésta, Jesús Hornos.

El británico, encarcelado desde el 21 de septiembre de 2003, se enfrenta a una petición fiscal de 26 años y nueve meses de prisión por los delitos de asesinato y agresión sexual en grado de tentativa, mientras que la acusación particular pide que se le imponga una pena de 20 años de cárcel.