Casi medio millar de familias coruñesas deberán rascarse el bolsillo para pagar la guardería de sus hijos este año. La Xunta, a través de la delegación provincial de la Consellería de Vicepresidencia, sólo concederá para este curso 268 cheques infantiles para que los padres de la provincia paguen una guardería privada al no haber plazas suficientes en las públicas.

Y son muchos los que se han quedado fuera de la lista de beneficiarios. De hecho, este año un total de 432 familias no recibirán esta subvención autonómica y tendrán que apañárselas para abonar los 400 euros que, de media, cuestan las guarderías privadas coruñesas.

Todo va con retraso

Los padres que este año han pedido el cheque infantil tendrán que esperar para ver su nombre en las listas que cada curso publica la Xunta con los beneficiarios finales. Pero esa relación todavía no está preparada y en la delegación de Vicepresidencia admiten que «todo va con retraso». «Estamos enviando las cartas ahora, pero los cheques ya se están cobrando desde el pasado mes de septiembre», aseguran.

En anteriores ediciones de este programa de ayudas, las listas se hacían públicas a finales de agosto, pero ahora, en el mes de noviembre, todavía no se conoce el nombre de los admitidos. «La burocracia y la avalancha de solicitudes (100 más que el año pasado) han retrasado todo el proceso», dicen.

Las plazas, aún insuficientes

En la ciudad existen en la actualidad 907 plazas en las guarderías públicas, que no llegan para cubrir la demanda. Sólo este año, más de 1.000 familias engrosaron las listas de espera para entrar en una de las nueve escuelas infantiles que hay aquí (cinco municipales y cuatro autonómicas). En enero abrirá una nueva en Los Rosales y está previsto construir otra en Mesoiro.