Los niños leen más que los adultos, por lo menos en la biblioteca
Ángel, Maribel y Claudia.
Muchos no las usan porque prefieren tener sus propios libros, pero para otros las bibliotecas son la oportunidad de contar con todos los libros que quieran, sin límites y sin pagar.

En Valladolid hay nueve bibliotecas municipales surtidas de libros, DVD, CD,
vídeos y revistas, y en lo que va de año contabilizaron 326.682 préstamos, la mayor parte de literatura infantil, 107.102. Esta cifra contrasta con la afirmación de que los niños cada vez leen menos, al menos en estos centros.

Los menores sacan un 26% más de libros que los adultos y no es precisamente porque los textos que elijan sean pequeños. El más prestado durante el año ha sido el Larousse de los pequeñines, seguido de numerosas historias de los Lunnis y las aventuras de Astérix y Obélix.

Por barrios, la biblioteca que más préstamos contabiliza es la de Rosa Chacel, en la Zona Sur, con 62.803. La sigue la de Adolfo Miaja de la Muela, en Pajarillos (52.763); Blas Pajarero, en Delicias (42.490), y F. J. Martín Abril, en el centro (35.204). La que menos es la de Francisco Pino, en Huerta del Rey, con 23.069 préstamos.

Los usuarios hablan

Ángel, Maribel y Claudia. Usuarios biblioteca.

«Lo importante es la variedad».

Son usuarios desde hace mucho, Claudia, con 20 meses, aún lo está descubriendo, pero no suelta el libro que acaba de coger de la estantería. «Lo mejor es la gran variedad de libros que tienes a tu disposición y que, además, sea gratis», reconoce Ángel, el tío. Su hermana, y madre de Claudia, afirma que usa mucho las bibliotecas porque es profesora. «Siempre cojo libros para la niña. Es fantástico tener tantos a mano».