La ópera no siempre es fácil de realizar y de interpretar, pero el resultado siempre suele ser espectacular. Las grandes voces en directo, la escenografía tan cuidada y la música de una orquesta acompañando estos elementos no dejan al espectador evadirse ni un momento.

Esa magia tan especial volverá a sentirse hoy en el Teatro Calderón, gracias a una nueva puesta en escena de este género musical y teatral. La ópera Don Giovanni, obra de Wolfgang Amadeus Mozart, es una producción de este centro escénico.

El director musical del espectáculo es Gregor Bühl, quien reconoció que es una pieza de gran dificultad, porque los solistas deben cantar juntos. «Deben cantar piano para que se les escuche a todos y no demostrar toda la potencia de su voz», reconoció.

* Teatro Calderón. Lunes, miércoles y viernes, a las 20.30 h; domingo, a las 19.30 h.
De 20 a 60 euros.

Oscura escenografía

Una de las novedades llamativas es que la gerente del Calderón, Mercedes Guillamón, ha sido la directora de escena de esta ópera. «El montaje se organiza como un sueño o una pesadilla. Es una ópera nocturna y por eso en el escenario hay un importante juego de luces», reconoció. Además, según ella misma, se unen dos planos, el real y el de los sueños.