Ojos de hielo
Solé conoció a unas ancianas en un pueblo, quienes les explicaron una buena historia para novelar que es la que ella plasma en su libro. Planeta

La sabadellense Carolina Solé ha debutado con su primera novela Ojos de hielo (Planeta), una historia costumbrista en clave de novela negra que se desarrolla en un pueblo real de la Cerdanya, que la autora prefiere mantener en secreto.  

Solé ha explicado que, después de un tiempo buscando "el trébol de cuatro hojas", conoció a unas ancianas en un pueblo, quienes les explicaron una buena historia para novelar que es la que ella plasma en su libro, siempre al servicio de la ficción.

Solé ya prepara una segunda entrega a la espera del feedback de los lectores La historia arranca cuando el empresario Jaime Bernat aparece muerto en su finca, en un caso del que se encargará el sargento J. B. Silva —destinado al valle recientemente—, quien chocará con la abogada Kate Salas.

"Su relación es un choque de trenes", explica la autora, quien también explora las relaciones de amistad en esta novela y, sobre todo, reivindica un tipo de novela negra nuevo, con toques costumbristas que "se echan de menos en la novela policíaca nórdica", ha dicho.

La investigación que se lleva a cabo destapará oscuros secretos de familia, influencias políticas caprichosas y bajezas morales de toda índole en una región cuya incomunicación natural ha moldeado una personalidad singular en sus habitantes.

Una ópera prima cuyo ritmo trepidante y personajes enigmáticos, atrapan al lector. Una historia de familias que nos invita a reflexionar sobre la ambición y sus límites, sobre el modo en que la niñez condiciona la vida adulta y sobre la necesidad de perdonar.

Solé, que ya prepara una segunda entrega a la espera del feedback de los lectores, ha debutado con esta novela después de haber ejercido 22 años como empresaria y haber abandonado su actividad al sentir que su cuerpo se estaba resintiendo de ello.

*Consigue un ejemplar de Ojos de hielo en PopularLibros.