La mayoría son de Marruecos, Ecuador y Ucrania. También hay muchos de Bolivia, Nigeria, Senegal, Argelia y Rumanía. Respecto al año pasado, hay menos extranjeros: un total de 2.993. Donde más han ‘desaparecido’, de la zona de la Catedral.