En los colegios de Granada estudian niños de 90 países
Alumnos extranjeros y españoles conviven en las aulas, como la de la foto, del IES Veleta (Torres).
La multiculturalidad es una realidad viva en los colegios e institutos de Granada. En los últimos cinco cursos, nuestro alumnado inmigrante se ha cuadruplicado, ha pasado de 2.123 estudiantes en 2001-2002, a los 8.426 contabilizados a comienzos de este año escolar.

Según datos de la Consejería de Educación de septiembre de 2006 (últimos disponibles), en los centros educativos de Granada ya estudian niños de 90 países, cuatro más que el curso pasado. Sin embargo, se trata de unas cifras cambiantes, ya que es habitual que los niños extranjeros se incorporen a los centros una vez comenzado el curso.

En detalle

Por países: Los marroquíes son el grupo más numeroso (771 niños), seguidos de los argentinos (671), británicos (563), ecuatorianos (490) y rumanos (489).

Lejos: Son pocos, pero también hay niños de Australia, Islandia, Japón o Canadá.

Clases de apoyo: Estos niños reciben clases de apoyo para aprender español y seguir el ritmo de las clases.

Muchos latinos: No necesitan clases de español, pero vienen de sistemas con mucho absentismo y su nivel suele ser más bajo.

Una torre de babel en el Zaidín

Casi el 60% del alumnado del IES Veleta es extranjero. El centro está en el barrio granadino del  Zaidín. «Tenemos chicos de 14 nacionalidades distintas», dice el jefe de estudios, Luis Caballero.

Las clases de adaptación lingüística son la mejor forma de que el centro no se conviertan en una torre de babel. Hwan Hee es una de las alumnas extranjeras. Para esta coreana de 16 años nuestro alfabeto es lo más difícil. «Primero he aprendido inglés y luego español», explica.

«Lo que más me cuesta es escribir y los verbos», opina Najoua, una estudiante marroquí de 16 años del instituto. Florentina, rumana de 15 años, es una de las alumnas más aventajadas. No hace ni dos años que vive en Granada y ya habla español perfectamente. «Llegué en verano y  veía mucho la televisión, las noticias», comenta. Por su parte, Saichin, de 15 años y de nacionalidad china, aún tiene problemas para comunicarse, sobre todo por escrito. Eso sí, entre compañeros se entienden todos perfectamente.