Andrea Luppino: «La gente de aquí siempre me ayudó con sus consejos»
En su ciudad natal, Torino, tenía tres restaurantes y gozaba de una buena vida.
En su ciudad natal, Torino, tenía tres restaurantes y gozaba de una buena vida. Sin embargo, el amor lo cambió todo. «Conocí a una chica de aquí, lo vendí todo y me vine; es lo mejor que he hecho», explica.
Después de trabajar en varios restaurantes, «siempre en la cocina, no sé hacer otra cosa», montó su propio restaurante de comida italiana en Las Arenas, el Pulcinella. Ahora mantiene una clientela fiel a la que dedica un trato especial. «La gente aquí es muy familiar y le gusta encontrarse eso en los restaurantes».

Precisamente la gente es lo que más le gusta de Euskadi. «Los vascos son muy amables, siempre me han ayudado con sus consejos».

No sabe qué pegas ponerle a su vida entre nosotros, «es que me gusta todo». Incluso su familia de Italia está encantada con Getxo, el lugar que ha elegido para vivir. «Si encuentras un piso para nosotros, nos vamos para allí, me suelen decir».

Sus padres y hermanos siguen en Italia, de donde echa de menos a su equipo de fútbol, que no es precisamente la Juventus; «¡el que es de verdad de Torino, es aficionado del Torino!», exclama. No sabe si su hijo Andoni, de un añito, será del Athletic, pero lo que tiene claro es que no quiere que trabaje en la hostelería. «Es un trabajo muy duro, que requiere demasiada dedicación».