Kurdos
Miles de kurdos celebraron el Nuevo Año Persa. EFE

El clandestino Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) ha anunciado el alto el fuego con Turquía, tras el llamamiento a la paz que realizó el jueves el encarcelado líder de esa guerrilla, Abdullah Öcalan.

"Declaramos el alto el fuego oficial y claramente a partir del día 23 de marzo. Si el Parlamento y el Gobierno (turcos) realizan los trabajos preparatorios para una comisión, podríamos retirarnos (de Turquía) anunció Murat Karayilan, jefe militar de la guerrilla, en un vídeo colgado en la página web de la agencia pro kurda Firat.

Karayilan —desde hace dos décadas el comandante militar más importante— asegura en su mensaje que, a menos que sus milicianos sean atacados, el PKK no llevará a cabo más ataques, informa el diario Hurriyet Daily News.

Mediante una carta leída en público el jueves, Öcalan proclamó el fin de la lucha armada, señalando que es hora de que los milicianos se retiren de Turquía. "Marchaos fuera de Turquía, es el inicio de un nuevo tiempo donde comienzan los derechos democráticos, la libertad y la igualdad. Las armas deben callar", subrayó.

Tras ese anuncio, el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, aseguró que los rebeldes del PKK no serán atacados durante su retirada de Turquía. "No seremos quienes desencadenen estos asesinatos. No lo permitiremos. Queremos que todo se resuelva de manera que sirva a la paz del país", señaló el viernes el dirigente turco.

Se estima que el PKK dispone actualmente de unos 5.000 militantes, más de la mitad de ellos situados en los refugios que la guerrilla posee en los montes Kandil, en el noreste de Irak, donde suele vivir Karayilan.