El paso del tiempo pesa algo menos en Málaga. O sirven para animar al trabajador. Pero los empleados malagueños aguantan casi un año y medio más en el tajo que en el resto del país, ya que las jubilaciones llegan más tarde.

Y es que la edad media de los que comienzan su retiro profesional en la provincia es de 64,4 años. Mientras, la media española no llega a los 63, si bien hay zonas de España en las que todavía se espera más que aquí para abandonar el barco laboral. Melilla es la única provincia donde la media es la oficial, 65 años. Cerca se encuentran Murcia (64,9) y Lleida, Segovia y Ceuta, con 64,7 años.

Así lo reflejan datos recientes del Gobierno, de enero a septiembre de 2006, que analizan la evolución de las altas  pensiones de jubilación en los últimos cinco años. Una de las conclusiones llamativas es que mientras en la mayoría de las provincias ha subido poco a poco la media tras endurecerse los requisitos para jubilarse anticipadamente con 60 ó 61 años, Málaga no ha vivido una variación y se ha mantenido en 64 desde 2002.

Juan González Oliver, miembro de la comisión provincial de CC OO en la Seguridad Social, sostiene que estos datos no reflejan fielmente la realidad, pues hay mecanismos, como la jubilación parcial –que permite compatibilizarse con un empleo– y las prejubilaciones, que no son recogidas en las estadísticas. Aun así, indica que hay factores que inciden en que se alargue, como que no puede existir con 61 años, excepto en el Régimen General y con 30 años cotizados.

¿Dónde se jubilan antes?

UGT defiende que más que por sectores, las prejubilaciones y jubilaciones anticipadas son frecuentes en grandes empresas en crisis, que las usan como primeras herramientas para reducir la plantilla. En cambio, el profesor de la Universidad de Navarra Sandalio Gómez, las delimita en un estudio: bancos, empresas de telecomunicaciones, transporte, energía y sector público. Y concluye que los hombres llevan peor la jubilación.