Ojos maquillados
¿Sabes maquillarte para resaltar lo mejor de ti?

¿Estás segura de que sabes maquillarte? Por si acaso, te contamos paso a paso cómo hacerlo.

Antes de nada, limpia e hidrata la piel para que las pinturas no estropeen el cutis y se fijen sin efecto acartonado.

Base de maquillaje

La hay líquida, compacta o en mousse, que es muy fácil de aplicar. Para evitar el envejecimiento por el sol, existen maquillajes con protección UV que no requieren utilizar la crema bajo la base.

Corrector de ojeras

La elección del color debe ir acorde con el maquillaje, uno o dos tonos por debajo para que aporte luminosidad a la mirada. El fluido es el mejor para no agrietar la zona de las ojeras. Se puede usar también para corregir imperfecciones extendiéndolo sólo en la zona localizada y aplicando posteriormente polvos translúcidos para difuminarlo.

Polvos translúcidos

Sirven para eliminar los brillos del rostro, dando un aspecto de limpieza. Los hay sueltos y compactos.

Cejas

Unas cejas bien peinadas y depiladas mejorarán la expresión de la mirada. Depilarlas en exceso no es recomendable porque restan personalidad. Si falta pelo, se rellena con lápiz de ojos del mismo color que la ceja.

Sombras

Hasta ahora sólo existían las compactas, pero ya las hay líquidas y en mousse. Primero se rellena todo el párpado de un color beis o nácar para dar luz y luego, la zona del arco con el tono que queramos.

Lápiz o delineador

Se dibuja una línea delgada con pulso y precisión sobre las pestañas. Un toque de distinción y luz se consigue con un lápiz blanco, dibujando un puntito en cada lagrimal.

Rimel

Para un acabado natural se utiliza transparente y para miradas más profundas, negro o marrón. Los hay para todos los gustos: alargan, rizan y aportan grosor. En los extremos de los ojos sirve para agrandar y dar forma almendrada. Nunca hay que acostarse sin desmaquillar las pestañas, ya que, endurecidas por la máscara, se quiebran fácilmente. Es importante utilizarlo después de las sombras para que las pestañas no se manchen.

Coloretes

Lo último en coloretes es el mousse. Se presiona y se extiende a la vez para que se integre perfectamente con la piel. Nunca se aplica más producto después de dar los polvos porque lo hace mucho más denso y notorio.

Labios

Hay que hidratarlos diariamente para evitar que se agrieten y pelen. Un simple brillo incoloro los realza. En las noches más atrevidas el protagonista es el rojo. También existen productos con efecto volumen para hacerlos carnosos y apetecibles. La mejor forma de darles color es con la boca abierta y tirante. El exceso se retira presionando en un papel.

Sin perder detalle

Base (Imagen 1). Extiende el maquillaje con los dedos anular y corazón haciendo movimientos ascendentes. En el contorno de ojos, aplícalo con el dedo anular haciendo movimientos circulares desde dentro de la cuenca hacia fuera.

Ojos (Imagen 2). Aplica un tono monocolor sobre todo el párpado y extiéndelo con la ayuda de tu dedo anular.

Extiende un tono claro desde el lagrimal al centro del ojo.

Difumina y funde los dos tonos en el centro del ojo.

Piel bronceada (Imagen 3). Para un efecto besada por el sol, ponte el colorete, sobre todo, en el pómulo y en el puente de la nariz.

Tono discreto (Imagen 4). Para lograr un efecto más natural, aplica el colorete en forma de arco desde la oreja hasta la nariz.

  • Más contenidos de salud, belleza y calidad de vida en VIVIR VIVIR