El primer día del cónclave acaba con fumata negra

El cardenal Ratzinger defiende la línea más ortodoxa de la Iglesia durante el oficio, en la capilla Sixtina, de la misa previa a la reunión para elegir Papa
En procesión. Los cardenales en el momento de entrar ayer en la capilla Sixitina antes del inicio del cónclave. 
En procesión. Los cardenales en el momento de entrar ayer en la capilla Sixitina antes del inicio del cónclave. 
EFE
La votación del primer día de cónclave en el Vaticano concluyó ayer sin acuerdo entre los 115 cardenales que deben elegir al sucesor de Juan Pablo II; de ahí que el humo que salió de la chimenea fuera negro, la llamada fumata negra.

Antes de su encuentro, los cardenales hicieron el juramento para respetar las normas y guardar los secreto sobre las deliberaciones.

El primera acto del día fue una misa, oficiada por el decano de los cardenales, el alemán Joseph Ratzinger, de 78 años, uno de los favoritos como nuevo Papa. «Pido a Dios un nuevo Papa, como Juan Pablo II, que nos guíe al amor de Cristo». Ratzinger lanzó esta plegaria en favor de lograr un guardián de la doctrina para la Iglesia católica: defendiendo la vía más tradicionalista y ortodoxa para la Iglesia, el cardenal alemán se postuló como el perfecto continuador del estilo de Karol Wojtyla. En su homilía no dudó en condenar «el marxismo, el liberalismo, hasta el libertinismo, el ateísmo, el agnosticismo...».

Lo que dicen las apuestas

En la web de apuestas Intrade figura como favorito para nuevo Papa Joseph Ratzinger, con un 18% de posibilidades. La semana pasada encabezaba la lista el italiano, más progresista, Dionigi Tettamanzi (19,8%), que ha bajado al cuarto lugar. Los otros cardenales más votados son el nigeriano Francis Arinze (11,7%) y el brasileño Claudio Hummes (10%).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento