Los bomberos llevan la senyera al cielo
Vicente Lillo, del cuerpo de bomberos de Valencia, ondea la senyera a 600 metros del Ama Dablam.
«El día que la tempestad nos obligó a descender a 25 grados bajo cero fue de los momentos más difíciles y emocionantes que he pasado como alpinista».

Así vivió Vicente Lillo, bombero de 49 años de Valencia, el momento más delicado de esta gran aventura que protagonizó el mes pasado junto a sus dos compañeros Miguel y Jesús.

Los tres partieron el 25 de septiembre de Valencia rumbo a Nepal, desde donde se dirigieron al Ama Dablam, un pico del Himalaya de 6.812 metros de alto que tiene el honor de ser considerado como el más bello del planeta.

La ascensión transcurría «de maravilla hasta que,  a tan sólo 600 metros de coronar, se levantó una fuerte tempestad que nos obligó a retroceder», explica Lillo.

La experiencia no será fácil de olvidar: «En los 33 años que llevo como alpinista no había vivido algo semejante. Fue una bajada totalmente vertical con la ventisca azotándote en la espalda. Por suerte todo salió bien». El grupo montañista de los bomberos, con el proyecto Valencia por las Montañas del Mundo, se plantea cada año un reto. El año que viene irán a los Andes de Perú y en 2008 volverán a la conquista del Ama Dablam.