Benedicto XVI y el papa Francisco
Imagen del ahora papa emérito Benedicto XVI y su sucesor Francisco, en una audiencia de 2007. GTRES

El papa Francisco viajará este sábado hasta Castel Gandolfo para visitar al papa emérito Benedicto XVI y se producirá así el primer encuentro entre ambos desde que el cardenal Jorge Mario Bergoglio fue elegido papa y el primer encuentro de la historia de la Iglesia entre un papa y un papa emérito.

Concretamente, el papa Francisco despegará a las 12.00 horas de este sábado 23 de marzo en helicóptero desde el helipuerto vaticano y 15 minutos después aterrizará en Castel Gandolfo, residencia provisional de Benedicto XVI hasta que regrese al Vaticano, al monasterio Mater Ecclesiae. Allí mantendrán un encuentro y almorzarán juntos.

Entre los asuntos que el papa emérito dejó a su sucesor al renunciar el pasado 28 de febrero y que, por tanto, podrían abordar en su encuentro, destaca el informe 'Vatileaks', redactado por la Comisión Cardenalicia instituida por Benedicto XVI y encabezada por el español Julián Herranz.

El papa emérito se reunió días antes de que se hiciera efectiva su renuncia con los cardenales encargados de este informe, fruto de una investigación paralela al proceso judicial, que acabó con la condena del exmayordomo del Papa, Paolo Gabriele, al que después Ratzinger decidió perdonar. En esa reunión, Benedicto XVI decidió que el informe quedara reservado al nuevo papa.

El portavoz del Vaticano, el padre Federico Lombardi, indicaba el pasado lunes que el papa Francisco ya tiene a su disposición el informe 'Vatileaks' sobre la filtración de documentos secretos del Vaticano, por lo que es previsible que el papa Francisco y el papa emérito hablen sobre este asunto durante su encuentro.

Más temas que debe afrontar el nuevo papa

Tampoco queda cerrado y, por tanto, deberá seguir siendo afrontado por el papa Francisco, el problema de los abusos sexuales dentro de la Iglesia. Son conocidos los esfuerzos que Benedicto XVI hizo por sacar estos casos a la luz, sus encuentros con las víctimas, sus reiteradas peticiones de perdón y el establecimiento de instrucciones para todas las Conferencias Episcopales con el fin de que estos casos no se repitan.

Asimismo, otro tema que les une es la reforma del sistema de finanzas del Vaticano para adaptarse a las normas de transparencia internacional, asunto en el que Benedicto XVI dio un paso adelante antes de que se hiciera efectiva su renuncia, nombrando a Ernst von Freyberg como nuevo presidente del Instituto para las Obras de Religión (IOR), más conocido como Banco Vaticano.

Joseph Ratzinger renunció en medio del Año de la Fe que él mismo inauguró el pasado 11 de octubreAdemás, en 2013, Benedicto XVI se enfrentaba a un año marcado por la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) de Río de Janeiro (Brasil), que tendrá lugar del 23 al 28 de julio bajo el lema 'Id y haced discípulos a todos los pueblos' y a la que el papa Francisco ya ha confirmado su asistencia. Así se lo comunicó el nuevo Pontífice a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, el pasado miércoles durante una audiencia privada de media hora, según informó la Agencia Brâsil.

Joseph Ratzinger renunció en medio del Año de la Fe que él mismo inauguró el pasado 11 de octubre de 2012 con una celebración solemne en el Vaticano para recordar el Concilio Vaticano II. Así, el papa Francisco deberá continuar renovando el impulso a la misión de la Iglesia —objetivo del Año de la Fe— hasta el próximo 24 de noviembre de 2012, cuando concluye.