Esta vez se han llevado una galga llamada África. Cristina, encargada de las adopciones, nos cuenta que se sienten impotentes. «Son perros que antes han sido abandonados, no entiendo por qué ahora nos los roban. La Guardia Civil no hace nada, y nosotros somos voluntarios, no podemos vigilar esto por las noches».