Ésta, que fue ratificada por el Supremo, anula la cesión de 120.000 metros cuadrados de suelo municipal a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y exige su restitución al patrimonio de la localidad.