El nuevo tranvía no emociona al viajero
El moderno panel de los nuevos tranvías, que maravilla a los conductores por los nuevos controles. F. González.
Más amplios, con más asientos, y algo más rápidos, pero los usuarios no han notado demasiado cambio en los nuevos tranvías, que circulan de Alicante al Campello desde el jueves pasado.

Raquel, de 20 años, opina que los nuevos trenes están bien pero que «tienen escalones por dentro», al igual que los antiguos, y son barreras arquitectónicas «para los minusválidos». A pesar de todo, concede que son algo mejor que los antiguos, «pero seguro que acabarán destrozados».Félix, de 34 años, piensa que los tranvías nuevos están bien, pues «no se escucha ruido y son más tranquilos», pero que prácticamente son iguales, sólo que «con asientos más duros e incómodos».

Para Gertrudis Gómez, de 66 años, los nuevos vehículos son «estupendos», pues subió en uno y encontró «una diferencia muy buena».

Los que realmente están entusiasmados con el cambio en los vehículos son los conductores. Andrés asegura que los nuevos trenes-tranvía son «bastante mejores que los antiguos», pues la tecnología es de mayor calidad y muy moderna, además de que son «bastante más grandes».