Banys Nous se pone por las nubes
Carteles de pisos a la venta en la calle Banys Nous.
En la calle Banys Nous, muy cerca de la Plaça Sant Jaume, llama la atención el gran número de anticuarios y de rótulos anunciando la venta de pisos. Los vecinos lo achacan a la modernidad, a la llegada de famosos y al hecho de que la zona ha dejado de ser un lugar peligroso. Un cuarto piso sin ascensor en Banys Nous se cotiza a 800.000 euros, 133 millones de las antiguas pesetas, cuando en el año 2000, se pagaba a 108.000 euros, unos 18 millones.

Los precios «han mostrado una ostensible rebaja», cuenta el portero de una finca, ya que se había puesto a un millón «de euros, claro». «Si hay especulación es porque alguien paga el precio», asegura Manel San Romà, presidente de la asociación de vecinos y comerciantes.

«El Casc Antic está de moda», aduce para justificar los precios, mientras enumera un reguero de famosos que han recalado en el barrio: «Los vemos más en la tele que por la calle», asegura. En el barrio «todo está cerca, estamos en el meollo de Barcelona y esto se paga», lo que se contrapone al inconveniente de que las fincas «no tienen ascensor».

Además, esgrime, «las casas de antes no son como las de ahora», ya que la mayoría de los edificios tienen «más de 200 años y aún persisten». «Lo más barato que puedes encontrar aquí es un pequeño apartamento», que no baja de los 540.000 euros, «claro que, sin ascensor y con una habitación», detalla el portero de otra finca.

«¿Alquileres? ¡Uf!», resopla Jordi, un estudiante de 21 años, vecino de la calle: «Si quieres una habitación, con derecho a cocina y balcón no baja de 300 euros». Alquilar uno de los pocos apartamentos que quedan en Banys Nous no baja de 900 euros.