El Gobierno local ha aprobado un proyecto para limpiar, reparar recuperar la fachada del Palacio Municipal, con el objetivo de garantizar la riqueza arquitectónica del edificio. Fue construido entre los años 1908 y 1912 y está formado por un frente de 64 metros de largo, con 43 ventanas y 15 arcos que dan lugar a sus soportales. Para conservar este conjunto, además de la limpieza integral de la fachada, el Ayuntamiento hará revisiones del edificio cada cinco años.

Técnicos especializados se encargarán de realizar los tratamientos de las carpinterías, materiales metálicos, cerámica y la hidrofugación. Previamente, se ha hecho un diagnóstico para ver cómo ha afectado el paso del tiempo a este inmueble.