Aparcamiento acuático
Los conductores vigueses arriesgan hasta la integridad de sus vehículos con tal de estacionarse.
Uno de los más peligrosos está tras la clínica Fátima, donde los baches y el barro conviven con una gran balsa de agua.