Rodrigo Rato
El expresidente de Bankia, Rodrigo Rato. Paco Campos / EFE

El comité de dirección de Caja Madrid, del que formaron parte los expresidentes Miguel Blesa y Rodrigo Rato, se adjudicó entre 2007 y 2011 unas remuneraciones totales de 71,4 millones de euros. Estas "desorbitantes" retribuciones constan en los documentos adjuntados por Unión Progreso y Democracia (UPyD), que ha presentado este miércoles una denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción por presuntos delitos de estafa y apropiación indebida (entre otros) en la entidad madrileña.

Rato percibió en 2010 algo más de 2,7 millones, mientras que Blesa se embolsó más de 12,4 entre 2007 y 2011 El expresidente Rodrigo Rato, actualmente imputado en la Audiencia Nacional por la salida a Bolsa de Bankia, percibió más de 2,7 millones solo en 2010. Su antecesor en el cargo, Miguel Blesa (también imputado por la concesión de créditos irregulares al empresario Gerardo Díaz Ferrán), cobró por su parte 12,4 millones en el periodo 2007-2011. Su remuneración en este último año (con indemnización incluida) superó los 3,5 millones, tal como consta en el informe de remuneraciones incluido en la denuncia.

La denuncia presentada por el abogado Andrés Herzog (que también lleva las querellas de Bankia y Banca Cívica) pretende investigar la gestión de Caja Madrid donde no alcanza la ya iniciada por el juez Fernando Andreu por la salida a Bolsa y posterior rescate de Bankia. La intención de la acusación es depurar responsabilidades y descubrir por qué una entidad "con unos hipotéticos activos por valor de 152.230 millones" acabó nacionalizada por el FROB tras una valoración independiente (llevada a cabo por los bancos Credit Agricole, Rothchild y Goldman Sachs) que arrojaba un valor en 2012 de -13.635 millones.

Afloramiento tras el rescate

Así, apenas 18 meses después de la fusión de Caja Madrid con Bancaja y otras cinco cajas, el 25 de junio de 2012 "se produce el afloramiento de la verdadera situación patrimonial de BFA y, por ende, de las Cajas de Ahorro propietarias de la misma, que pierde el 100% de su participación en favor del FROB", argumenta la denuncia.

Mientras el Banco de España alertaba de la situación patrimonial en 2010, Caja Madrid presumía de haber mejorado su solvencia Cómo fue posible llegar siquiera a la fusión de cajas con una situación patrimonial tan precaria será otra de las preguntas que deberá responderse en sede judicial. Y es que pese a la imagen "solvente y saneada" que presentaba la entidad, lo cierto es que los informes de inspección del Banco de España ya alertaban de una situación "ciertamente preocupante". Los supervisores alertaban en diciembre de 2010 de que la caja afrontaba serios problemas de deterioro: crecimiento de la morosidad (se duplicó rápidamente), reducción de los activos inmobiliari0s y maquillaje contable para aparentar menores impagos.

La situación patrimonial real de Caja Madrid contrastaba según la denuncia, no obstante, con la información que ésta seguía dando a los inversores. La entidad, en 2010, publicó una mejora de sus ratios de solvencia (del 10,10% al 10,60%) y un empeoramiento "mínimo" de la morosidad, así como unos resultados globales similares a los de 2009.

Ante estos acontecimientos, y a fin de evitar el riesgo de que estos delitos prescriban, la formación liderada por Rosa Díez ha optado por llevar ante los tribunales a los antiguos gestores de Caja Madrid. "Es una oportunidad para que la Fiscalía haga su trabajo", ha señalado el abogado Andrés Herzog.