Tuberculosis con salud de hierro

El repunte de una de las enfermedades más antiguas (20.000 años) y las nuevas cepas ponen en alerta a las autoridades sanitarias
Mapa mundi de la tuberculosis
Mapa mundi de la tuberculosis
OMS

Los ricos lloraban, tosían y entonaban un réquiem acuoso. Así morían los tuberculosos en el balneario alpino de La montaña mágica, la novela de Tomas Mann publicada en 1924. Más de tres cuartos de siglo después, la tuberculosis mata al año a dos millones de personas, 250.000 de las cuales son niños. La Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó en septiembre del repunte de la enfermedad, una de las más antiguas de las que atacan al género humano (unos 20.000 años).

En el mundo hay casi nueve millones de enfermos, 140 por cada 100.000 habitantes. Esta tasa de incidencia aumenta a un ritmo del 1% anual. En España el índice de tuberculosis es entre 4 y 8 veces mayor que en el resto de los países desarrollados. Tenemos 25 enfermos por cada 100.000 habitantes, mientras que en Alemania, por ejemplo, hay solamente 5.

La OMS está preocupada por el avance de la enfermedad (causada por un microbio, el mycobacterium tuberculosis, descrito por primera vez en 1882 por Robert Koch), sobre todo en los países pobres y en la zona de influencia de la antigua URSS. En Rusia hay 84 casos por cada 100.000 habitantes; en Rumanía, 131, y en Moldavia, 113.

En otras zonas del mundo las tasas alcanzan umbrales mucho más elevados porque la tuberculosis está íntimamente relacionada con la pobreza y las condiciones de vida. En todo el continente africano se dan 356 casos por 100.000 (en Sudáfrica, con la tasa más alta, 718). «El problema está en los países pobres. Si las nuevas cepas de la tuberculosis afectan a España será en casos puntuales», explica José Antonio Caminero, de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica y asesor de la OMS.

La alerta lanzada por la agencia sanitaria mundial en septiembre está relacionada con el aumento de casos de la tuberculosis extremadamente drogorresistente (identificada por las siglas TB-XDR), contra la cual nada pueden hacer gran parte de los 14 medicamentos que combaten la enfermedad. La OMS calcula que en 2004 hubo 500.000 casos en el mundo de esta variante.

«No es una cepa nueva. Lleva años seleccionándose en los países donde el sistema sanitario es pésimo. Se ha convertido en un bacilo resistente a los principales fármacos que la combaten»

No es una cepa nueva. Lleva años seleccionándose en los países donde el sistema sanitario es pésimo.

El Ministerio de Sanidad y Consumo considera que no hay motivo para la alerta, porque la cepa TB-XRD, precisan, no representa una amenaza para la salud pública española.

Sin embargo, en los últimos años la tuberculosis ha sufrido un ligero repunte por la inmigración, pero no se puede afirmar que los inmigrantes lleguen a España ya enfermos, sino que desarrollan aquí la tuberculosis y se convierten en potenciales transmisores.

«Las situaciones de estrés, hacinamiento y la carestía social hacen que los inmigrantes enfermen cuando ya viven en España», explica Joan Caylà, jefe del Servicio Epidemiológico de la Agencia Catalana de la Salut. Este experto destaca que la prevalencia de la tuberculosis alcanza «niveles similares a los del Tercer Mundo» en algunos barrios de París o Londres.

Entre tanto, la vacuna sigue siendo un mero deseo clínico y los más optimistas calculan que podría estar lista en unos 20 años. La enfermedad más vieja de las que aún conviven con el ser humano tiene una salud de hierro: uno de cada tres habitantes del planeta, es decir, unos 2.000 millones de personas, son portadores del bacilo (son sanos infectados pero no enfermos). De éstos, uno de cada diez desarrollará la enfermedad.

Seis meses de pastillas y disciplina

Tos con moco espeso y oscuro, a veces con sangre, durante más de dos semanas; fiebre, escalofríos y sudores nocturnos; fatiga y debilidad muscular; pérdida de peso; en algunos casos, sensación de falta de aire y dolor torácico. Son los síntomas de la tuberculosis, detectable con una prueba clínica muy simple. El enfermo deberá tomar varios fármacos durante un mínimo de seis meses. Los médicos alertan sobre la importancia de ser constante. «Los pacientes poco disciplinados suelen recaer», dice la especialista María Ordovás.


CRÓNICA DE MI TUBERCULOSIS

Toño López. Periodista, 55 años

«Te vas desvaneciendo en una muerte acuática»

¡Si lo llego a saber, hasta casi pagaría por entrar en el siglo xxi con una enfermedad del xv! En las Navidades de 1999 era atacado por un derrame pleural tuberculoso masivo. Para extraer el charco en el que nadaba el pulmón, una cánula de 5 milímetros.

Cansancio, sin restricciones: vas al kiosco de la esquina y el periódico te cuesta una siesta de una hora.

El rejonazo fue doloroso, pero el desmayo -cerebral- vino con la garrafa de tres litros con un líquido viscoso y amarillento. La cena de Fin de Año, vestido -por cuatro hermanas- con mis mejores galas, fue como si presenciase, amortajado, mi velatorio: una parranda tribal para digerir la pérdida de un ser querido. La convalecencia, única. Del tabaco, ni te acuerdas.

Cansancio, sin restricciones: vas al kiosco de la esquina y el periódico te cuesta una siesta de una hora. De desayuno, cinco Rifater que son, en cuatro meses, como dos años en el sanatorio del Guadarrama: no fallas ninguna de las cinco comidas diarias que se merece un tuberculoso. Las noches, una sauna: cada tres horas, o cambias de pijama o de sábanas.

En esta atmósfera líquida, en los polvos intentas hacer pero, sin fuelle, te vas desvaneciendo en una muerte acuática. «Ya puede volver a trabajar». «¿Y a fumar?». «¡Ah, eso es su responsabilidad!». Hoy, un paquete diario de Ducados. A pelo, les arranco el filtro. ¡Orgulloso estará aquel médico de su sabiduría!


RESISTENTE...

Súper bacteria. El mycobacterium tuberculosis (conocido también, por su descubridor, como bacilo de Koch), es muy resistente al frío, la congelación y la desecación. Puede vivir en estado latente durante varios años.

RESERVORIO...

... El ser humano es el reservorio natural del bacilo, presente en una de cada tres personas, sean o no enfermos.

CONTAGIOSO...

En extremo. Se calcula que un enfermo que no reciba tratamiento puede infectar hasta a 15 personas al año. La bacteria es expelida cuando el enfermo estornuda, tose, habla o escupe. Cada estornudo puede producir unas 400.000 gotas infecciosas.

PULMONAR...

Pero también ataca a otros órganos internos (riñones, hígado, meninges...) y a la piel. Es más grave en niños y ancianos.

SISA...

En combinación con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), la tuberculosis es especialmente letal. En África provoca el 13% de las muertes de personas que han desarrollado el VIH.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento