PP-A critica el "total desconocimiento" de la Junta sobre el servicio "de primera magnitud" de los centros diferenciados

Rafael Salas afirma que algunos de esos colegios "hacen más por la formación de la mujer rural que el IAM"

El parlamentario autonómico del Grupo Popular Rafael Salas ha defendido este sábado la labor y el servicio "de primera magnitud" que, a su juicio, realizan los colegios que separan a los alumnos por sexo, y ha criticado el "total y absoluto desconocimiento" al respecto por parte de la Junta de Andalucía, a la que ha culpado de "crear un problema donde nunca lo ha habido" al situar a estos centros "en el ojo del huracán".

Salas se ha pronunciado así, en declaraciones a Europa Press, en respuesta a la consejera de la Presidencia e Igualdad de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, que este viernes pidió a "quien quiera ir a un colegio segregado, que se lo pague", y defendió la "educación pública y de calidad" frente a "los intereses de determinados sectores privados, que, legítimamente, quieren hacer negocio, pero que no responden a la igualdad y a esa coeducación" que, en su opinión, defiende la Junta.

Para el parlamentario 'popular', es "una desvergüenza" afirmar que "esos centros pretenden hacer negocio", y dicha aseveración denota un "total y absoluto desconocimiento", por parte de la consejera de la Presidencia, de la labor "social y educativa" de estos colegios, que "funcionan muy bien en barrios obreros y zonas rurales", donde prestan "un servicio muy importante a las mujeres", mejor incluso, según Salas, "al que prestan muchas de las acciones formativas desarrolladas por el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM)".

Además, ha defendido a la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, y a su homólogo en Andalucía, José Chamizo, que han defendido la libre elección de modelo educativo, ya que, a su juicio, lo que han hecho ambas autoridades es "dar una opinión que representantes de muchos padres les habían solicitado", y han dado una respuesta "lógica", que pasa, según el representante 'popular', por "apostar por el diálogo y rechazar la imposición", así como por "respetar otras opciones educativas que funcionan muy bien y dan buenos resultados".

Por eso, Salas ha criticado las palabras pronunciadas este viernes por la titular andaluza de Presidencia, que, en su opinión, reflejan, además de "desconocimiento y soberbia", un "desprecio a miles de alumnos y padres", y están cargadas de "descalificaciones y exabruptos", como, por otra parte, es "propio del régimen andaluz", según este parlamentario.

Esta polémica entre la Junta y el PP-A se produce coincidiendo con la presentación, este viernes y por parte de los representantes legales de cinco de los centros de educación diferenciada por sexo existentes en Andalucía —Ángela Guerrero, Albaydar, Altair, Nuestra Señora de Lourdes y Ribamar, todos ellos de Sevilla— de un recurso contencioso-administrativo ante la Sala del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), con una petición de medidas cautelares, en orden a paralizar la orden de la Consejería de Educación de la Junta que retira el convenio con diez de estos colegios en la región en base a resoluciones judiciales que rechazan sufragar con fondos públicos este modelo pedagógico.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento