Una Ofrenda multitudinaria volverá a vestir con flores y devoción a la 'Mare de Déu'

Decenas de miles de falleros volverán a expresar su devoción a la 'Mare de Déu' en la tradicional Ofrenda de Flores a la Virgen de los Desamparados, que se desarrolla dentro del programa fallero los días 17 y 18 de marzo y que se prevé multitudinaria. El pasado año, más de 100.000 personas participaron en este acto.
Todo preparado para al Ofrenda a la Virgen de los Desamparados
Todo preparado para al Ofrenda a la Virgen de los Desamparados
EUROPA PRESS

La primera parte de la ofrenda arrancará este domingo a las 15.30 horas y las diversas comisiones accederán a la Plaza de Reina y, posteriormente, a la de la Virgen por las calles San Vicente y la Paz. El desfile lo cerrará la Fallera Mayor Infantil de Valencia, Carla González. Al día siguiente, lunes, pondrá el colofón la Fallera Mayor, Begoña Jiménez.

El diseño del manto que vestirá en esta ocasión la Virgen de los Desamparados se titula 'Vistiendo a mi reina' y ha estado a cargo de Marisol Burgos. Contará además con la colaboración técnica de Josete Santaeulalia y toda su composición dispondrá de la coordinación de Pepe García y Miguel Galán.

Unos 60.000 ramos darán color a la patrona y 38 vestidores serán los encargados de la composición de este manto, que lucirá en la Plaza de la Virgen.

Como novedad el concejal de Fiestas y Cultura Popular del Ayuntamiento de Valencia y presidente de la Junta Central Fallera (JCF), Francisco Lledó, ha ofrecido a los vestidores que una representación de ellos abra la Ofrenda desfilando por la calle San Vicente, con el fin de reconocer "su importantísima labor".

HISTORIA

La Ofrenda a la Virgen de los Desamparados se inició hacia 1942, desde un modesto taller de carpintería de la barriada de Russafa que realizaba la construcción de unos travesaños de madera para que sirvieran de apoyo a los primeros ramos de flor que se le ofrecían a la Virgen.

Posteriormente, en la fachada de la Real Basílica y para los días de la ofrenda, se instalaba un cuadro de azulejos con la imagen de nuestra Patrona, y alrededor de él se colocaban los ramos de flor en el enrejado de madera preparado al efecto por la familia Llorca, iniciadora de la tradición. Dicho cuadro de azulejos se puede contemplar hoy en día en la fachada de la Basílica recayente a la calle de La Leña.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento