El camionero asesino mató
La ruta del camionero. (Efe)
El caso que lleva visos de ser uno de los más sangrientos de la crónica negra europea sumó ayer un nuevo episodio. El camionero asesino, Volker Ecker, ha confesado ser también el autor de la muerte de una prostituta en Maçanet de la Selva en 2001.

En 1999 cometió el primer asesinato en Burdeos (Francia), según ha explicado con increíble frialdad. Le siguieron otros en Maçanet, Sant Sadurní d’Osormort, Reims (Francia) y, posiblemente, otro en Alemania aún por confirmar, aunque la cifra, según los Mossos, podría aumentar.

Se excitaba matando

En todos los casos el homicida siguió idéntico procedimiento. Una vez contactaba con la prostituta, la convencía para que subiera a la cabina del camión. Según fuentes de la investigación «se excitaba estrangulando a las mujeres», pero después les sacaba fotografías instantáneas y se guardaba trofeos como trozos de ropa o mechones de pelo.

Tras matarlas, arrojaba, «sin ningún miramiento», según los Mossos, el cadáver a la carretera.

La policía autonómica ha pedido la colaboración de la Interpol para esclarecer otros casos, pero también están tramitando la extradición del asesino al juzgado de Santa Coloma de Farners.