La Sección Primera de la Audiencia Provincial ha confirmado la condena a dos años, un mes y quince días de cárcel a un hombre, que pegó tres puñetazos a dos policías y que tendrá que acusado, JD.L.L. de agredir a un policía, causándole lesiones, ha sido condenado a una pena de cárcel de dos años, un mes y 15 días.

La Sección Primera de la Audiencia Provincial ha confirmado la sentencia del Juzgado de lo Penal Número 2 de Santander, que impuso al hombre, JD.L.L., un año y medio de cárcel por un delito de atentado a agente de la autoridad, con agravante de reincidencia y atenuante de embriaguez, y otros 7 meses y 15 días por un delito de resistencia a agente de la autoridad, una conducta que ya había cometido con anterioridad.

Además, se le condenó a multas de 180 y 240 euros por una falta de alteración del orden público y por otra de lesiones, respectivamente, contando en ambas como agravante la reincidencia y como atenuante la embriaguez.

Los hechos ocurrieron en la madrugada del pasado 23 de junio en el Bar El Rvbicon de la calle El Sol de Santander, donde el condenado comenzó a increpar a los clientes por lo que fue invitado a marcharse.

El hombre que le pidió que se marchara llamó a la Policía, a la que JD.L.L. profirió expresiones como "Que os den por el culo, maricones de mierda".

Los agentes intentaron que depusiera su actitud y una vez identificado le pidieron que abandonara el lugar, algo que el hombre hizo además de hacer.

Sin embargo, al cabo de tres metros, "de forma sorpresiva", éste se volvió contra un agente, diciéndole "A ti te mato, hijo de puta", y le pegó un puñetazo en el pecho, del que le protegió el chaleco antibalas que llevaba con lo que no llegó a producirse lesión.

Al ser detenido por esta agresión, el hombre opuso contumaz resistencia, actitud violenta que mantivo durante su traslado a comisaría, en las dependencias de esta y en el hospital al que fue llevado.

Una vez en los calabozos, y tras intentar impedir con golpes y escupiendo que un agente cerrara la puerta, el acusado se dirigió a este y le lanzó dos puñetazos, que le alcanzaron en la frente y en el cuello, además de pillarle las dos manos con la puerta.

El agente tuvo un golpe-erosión en la frente, un hematoma en el mentón y una erosión en un dedo de la mano, que tardo en curar cinco días no impeditivos para sus ocupaciones habituales. A este agente, el acusado deberá indemnizarle con 327 euros por las lesiones que le provocó.

Contra esta sentencia, el JD.L.L, por un delito anterior de resistencia a los agentes de la autoridad, presentó un recurso, que ha sido desestimado por la Audiencia Provincial, en el que pedía la eximente completa por embriaguez.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.