La Policía de Zaragoza y la Dirección General de Tráfico pondrán en marcha la próxima semana (entre este lunes, 11 de marzo y el día 17) una campaña de seguridad vial orientada al uso del cinturón de seguridad y de los sistemas de retención infantil en los vehículos.

Esta vigilancia especial trata de reforzar un hábito y de generalizar el uso de estas herramientas de seguridad, ha informado el Ayuntamiento de Zaragoza en un comunicado.

La colaboración de la Policía de Zaragoza y de la DGT es habitual y busca la eficacia en la difusión y cumplimiento de las normas de tráfico. La última ocasión en que ambos cuerpos sumaron sus esfuerzos fue en febrero, cuando realizaron una campaña de vigilancia del transporte escolar.

En Zaragoza se controlaron 30 buses (que se suman a las revisiones que la Policía de Zaragoza efectúa a lo largo de cada curso escolar). El trabajo conjunto originó 17 denuncias administrativas. Ninguna afectó a la seguridad del vehículo o de la conducción.

Un sistema sencillo y eficaz

La nueva campaña que se pone en marcha se va a centrar en el uso de los cinturones de seguridad y de los sistemas de retención infantil. Se trata de una actuación que es obligatoria tanto para los conductores como para los acompañantes. Los cinturones se consideran un sistema básico, sencillo, rentable y eficaz para la seguridad vial en todos los tipos de vías y de trayectos.

Los técnicos consideran que el cinturón reduce a la mitad el riesgo de muerte en caso de accidente e insisten en su utilización en los asientos traseros de los coches.

De hecho, añaden, en un impacto frontal, la posibilidad de que un ocupante de los asientos traseros golpee mortalmente a un pasajero de los asientos delanteros se multiplica por ocho. Asimismo, se trata de un anclaje que evita salir proyectado contra el parabrisas en caso de colisión o de vuelco.

Además, la nueva campaña otorgará mucha importancia al modo en que trasladamos a los menores, porque la Estrategia de Seguridad Vial 2011-2020 persigue que ningún niño pierda la vida por no ir correctamente sentado en una silla adecuada para su peso y su talla.

De hecho, según los datos que aporta la DGT las lesiones por accidente de tráfico siguen siendo la primera causa de muerte en los niños mayores de 4 años.

Así, los agentes insistirán en la necesidad de que los niños viajen en una silla apropiada, nunca en brazos de un pasajero, aunque vaya protegido con el mismo cinturón de seguridad que utiliza el adulto. Además, deberán llevar la silla correctamente instalada y adaptar los arneses y el reposacabezas a medida que el niño vaya creciendo.

En la capital aragonesa, la Policía Local presta especial atención a la utilización de estas medidas de seguridad y considera que se realiza un uso generalizado de las mismas, aunque es conveniente insistir en medidas y gestos que, aunque sencillos, pueden salvar una vida.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.