El joven de 27 años detenido en la madrugada del día 28 de febrero por el atropello mortal en el entorno de la Macarena de un ciclista de 25 años, vecino de la localidad de Tomares, circulaba a "gran" velocidad y desplazó la bicicleta unos 80 metros desde el punto donde tuvo lugar la colisión, según indica la Policía Local en el atestado realizado tras el siniestro.

Fuentes del caso han informado a Europa Press de que, en el atestado elevado al Juzgado de Instrucción número 11 de Sevilla, la Policía Local indica asimismo que el vehículo implicado apareció a unos cien metros del lugar donde se produjo el atropello, un dato que junto al desplazamiento de la bicicleta evidencian la "gran" velocidad a la que debería de circular en ese momento el imputado.

Las fuentes, que han querido dejar claro que "no hay ningún indicio de que el conductor tratara de huir", han precisado que el turismo apareció a cien metros del lugar del accidente y 'emparedado' entre dos bolardos que separan en esa zona el carril bici de la calzada, bolardos que pese a ser de hierro macizo "estaban doblados".

En el atestado, la Policía Local no especifica la velocidad a la que circulaba el vehículo que atropelló al ciclista, lo que ha motivado que el Juzgado instructor, actuando de oficio, solicite a la Policía que realice una ampliación de dicho atestado en el que detalle la velocidad exacta.

El Juzgado también ha pedido a la Policía Local que analice si en la zona existen cámaras de seguridad que pudieran haber grabado el momento del atropello mortal, han indicado las fuentes consultadas por Europa Press.

En su declaración judicial, el imputado, identificado como G.T.M., negó que se saltara un semáforo en rojo antes de colisionar contra la víctima y afirmó que circulaba a una velocidad de entre 40 y 60 kilómetros por hora, aunque admitió que bebió "alguna" copa de alcohol antes de ocurrir los hechos

En este sentido, el detenido, aseguró que no vio llegar al ciclista y que sólo escuchó un golpe fuerte, a raíz del cual ya se constató del atropello de la víctima.

En libertad con cargos

El detenido iba acompañado en el momento de la colisión por otro joven, que se encontraba sentado en el asiento del copiloto pero que, hasta el momento, no ha sido llamado a declarar como testigo por el juez de Instrucción número 11 de Sevilla, que es el que finalmente se encargará de la investigación del suceso.

Tras su declaración, el juez lo dejó en libertad aunque imputado por los presuntos delitos de homicidio imprudente y contra la seguridad vial, ya que iba ebrio cuando se produjo el accidente, según ya informaron a Europa Press fuentes judiciales.

Asimismo, el juez ordenó la retirada del carné de conducir al imputado, que deberá comparecer los días 1 y 15 de cada mes en el Juzgado, mientras que también acordó el decomiso del vehículo con el que atropelló mortalmente al ciclista, identificado como S.L.M..

Los hechos

El siniestro se registró en torno a las 5,50 horas del día 28 de febrero en el entorno de la Macarena, en concreto, en la calle Parlamento de Andalucía, cuando la bicicleta, que iba cruzando del Arco de Macarena a la calle Don Fabrique se vio sorprendida por el turismo, que circulaba procedente de la Puerta de la Barqueta.

Allí fue donde el turismo conducido por el detenido, quien ha arrojado un resultado positivo en el test de alcoholemia, incluso doblando la cantidad permitida, colisionó contra la bicicleta en la que viajaba la víctima, un joven de 25 años identificado como S.L.M. y que falleció en el acto.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.