La Audiencia Provincial de Sevilla juzgará este miércoles a un agente del Cuerpo Nacional de Policía que supuestamente golpeó con la porra a una abogada a la que había detenido previamente en la calle Calatrava de la capital hispalense y a la que causó lesiones en el muslo izquierdo, hechos por los que la Fiscalía le pide una multa de 180 euros.

Fuentes del caso han informado a Europa Press de que el juicio tenía prevista su celebración el pasado mes de noviembre en el Juzgado de lo Penal número 10, pero tanto la Fiscalía como el resto de partes personadas solicitaron su suspensión por no ser el juzgado de lo Penal el órgano competente, pidiendo que el caso fuera enjuiciado por la Audiencia Provincial.

Finalmente será la Sección Primera la encargada de juzgar al agente, para quien el Ministerio Público solicita el pago de multa de 180 euros —30 días de multa a razón de seis euros diarios— por una falta de lesiones cometida sobre la abogada, identificada como M.M.V. y también acusada en este causa junto a E.M.S..

Según el fiscal, los hechos tuvieron lugar sobre las 1,30 horas del día 5 de febrero de 2007, cuando dos policías sorprendieron a la acusada quemando sustancias estupefacientes y fumándose un 'porro', lo que motivó que fuera requerida para su identificación. Tras ello, la imputada respondió al agente con frases como "'payaso', 'tú quien eres' o 'nazi'", negándose a identificarse y "escupiendo" contra uno de los policías.

A continuación, el acusado E.M.S. "agarró" a éste agente del cuello y ambos comenzaron un forcejeo a consecuencia del cual terminaron en el suelo, circunstancia que "aprovechó" la letrada para propinar una patada al policía en el gemelo, tras lo que otro agente procedió a separarlos, recibiendo de la imputada una patada en la mano.

Seguidamente, y según el fiscal, la acusada "continuó con las imprecaciones" contra un tercer agente, "a quien llegó a asir del cuello", lo que a la postre motivó su detención. Ya en dependencias policiales, y en tanto transcurrían los trámites de identificación y reseña, el policía acusado "propinó con la defensa y sin causa que lo justifique" un golpe a la acusada.

Por estos hechos, pide para el policía el pago de una multa de 180 euros, mientras que para los otros dos acusados solicita un año y medio de cárcel por un delito de atentado y el pago de una multa de 540 euros por tras faltas de lesiones, así como una indemnización de 450 euros por las lesiones causadas a dos de los agentes.

La acusación particular pide más de tres años de cárcel para el agente

Por estos mismos hechos, la acusación particular y la acusación popular que ejerce el Grupo 17 de Marzo piden para el policía tres años y cuatro meses de cárcel e inhabilitación especial para empleo o cargo público de tres años por dos delitos contra la integridad moral y el pago de 1.080 euros por sendas faltas de lesiones, así como el abono de 960 euros en concepto de responsabilidad civil.

En sus escritos de acusación, consultados por Europa Press, las acusaciones relatan que, el día de los hechos, tanto M.M.V. como E.M.S. se encontraban caminando por la calle Calatrava cuando fueron requeridos por dos policías para que se identificaran, cosa que hicieron. Tras ello, la letrada preguntó a uno de los agentes si le podía entregar ya el DNI, pero el policía le dio un empujón y la tiró al suelo.

Fue entonces cuando E.M.S. se dirigió al policía acusado, "recibiendo igualmente un empujón", tras lo que el agente "sacó su defensa de goma y le golpeó" en el lado izquierdo de su cuerpo. Seguidamente, llegaron más agentes y esposaron "fuertemente" a ambos y los trasladaron a comisaría.

"que no mires coño"

Allí, el policía imputado "ordenó" a la abogada que se pusiera de pie de cara a la pared y que no mirase a su compañero detenido. Así, y "estando en dicha posición", la detenida giró la cabeza para mirar a su compañero, momento en el que el imputado "le propinó un fuerte golpe con la defensa" en el muslo izquierdo mientras le decía "'que no mires coño'".

A continuación, y cuando E.M.S. "andaba encorvado a causa de estar fuertemente esposado a la espalda y de que llevaba una mochila que se le resbaló hasta pender de sus muñecas", el acusado "le propinó varios golpes con la defensa" en las piernas "mientras le exigía que caminase erguido".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.