Rafael Correa
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, durante la entrevista mantenida en Madrid con el diario '20minutos'. JORGE PARÍS

El Gobierno de Ecuador anunció que demandará a algunos bancos españoles por haber suscrito contratos hipotecarios supuestamente abusivos que han afectado a miles de inmigrantes ecuatorianos en España.

Demandaremos a estos bancos en nombre de nuestros migrantes"Demandaremos a estos bancos en nombre de nuestros inmigrantes" en España, dijo el presidente Rafael Correa en su habitual informe de los sábados, en el que calificó de "fraudulentos" e "inmorales" ciertos contratos de crédito hipotecario suscritos con entidades financieras y que han conducido a desahucios.

"Vamos a realizar acciones contra los abusos de la banca española y en defensa de nuestros ciudadanos", repitió Correa al recordar que la Defensoría del Pueblo de su país ha interpuesto una demanda ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo contra la ley que se aplica en España por el impago de hipotecas. Según Correa, las acciones que ha emprendido el Gobierno en defensa de los inmigrantes ecuatorianos buscan "parar" ciertas partes de la ley española "invocando los derechos humanos" y bajo el argumento que atentan también contra el derecho europeo.

Respaldarán a sus compatriotas

Correa mencionó que en algunos contratos hipotecarios establecidos por entidades financieras españolas se incluyen "cláusulas abusivas".

Contaremos con juristas de altísimo nivel contra la banca que los ha engañadoEn el mismo programa, el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, recordó que para defender a sus compatriotas en España han contratado a abogados que atienden en cada uno de los consulados ecuatorianos en ese país europeo. "Sepan los ecuatorianos que viven en España que su Gobierno va a seguir respaldándoles" y que se contará con "juristas de altísimo nivel" para presentar las demandas contra la banca "que los ha engañado", añadió el canciller.

No obstante, dijo que algunos bancos han aceptado las viviendas como "dación en pago" y han extinguido las deudas contraídas por los inmigrantes.

Para el mandatario ecuatoriano, el problema radica en que "el mundo lo domina el capital" que somete a los seres humanos.