MÁLAGA, 9 (

Europa presa)

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, ha considerado que la decisión de los trabajadores de la empresa mixta de limpieza de Málaga, Limasa, de convocar huelga en Semana Santa es "inoportuna e inadecuada", ya que "crea una dinámica o expectativa negativa" y "no es una buena imagen la que damos"; aunque ha confiado en que hasta entonces "haya solución en términos razonables". Ha apelado al diálogo y ha asegurado que por su parte hará "los esfuerzos necesarios para que se produzca una reconsideración".

Los trabajadores de Limasa han aprobado este sábado en asamblea convocar una huelga de carácter indefinido a partir de las 6.00 horas del próximo 22 de marzo, Viernes de Dolores, y esperan presentar la convocatoria este mismo lunes. La decisión responde a los "incumplimientos" por parte de la sociedad de los acuerdos que se firmaron hace un año, en 2012 para, precisamente, evitar a última hora otro paro.

En declaraciones a los periodistas antes de la celebración del día del patrón del Real Cuerpo de Bomberos de Málaga, De la Torre ha señalado que "desde la parte del comité no se ha estado en una postura dialogante" y ha recordado que cuando en octubre pasado en el Sercla "se plantea por parte de la empresa conocer cómo se han aplicado los acuerdos de 2012, los trabajadores se levantan".

Asimismo, el regidor malagueño también se ha referido a "los intentos de mediación que se han querido hacer desde el árbitro" nombrado a raíz de la pretensión de la empresa de cambiar los descansos y las vacaciones de los empleados fijos para minimizar las contrataciones de eventuales, los cuales "tampoco han sido recibido de una manera positiva por parte del comité", ha apuntado.

"Siempre apelaré al sentido común, a la responsabilidad y al afán de diálogo que debe haber para evitar un conflicto que puede perjudicar a la ciudad", ha dicho el alcalde, quien, además, ha asegurado no querer "que se agrande una brecha entre la ciudadanía y los trabajadores de Limasa", recordando que "mis mensajes han sido siempre de apoyo y comprensión mutua, que los ciudadanos aprecien el trabajo de los trabajadores y éstos sepan que están al servicio de los ciudadanos y que una situación así atenta, rompe y perjudica".

Al respecto, ha insistido en que por su parte "estaré dispuesto a ayudar a buscar siempre ese clima de diálogo y encuentro, a defender los intereses de la ciudad y a procurar que la integridad y la continuidad de la plantilla esté siempre garantizada", pero también, ha dicho, "procurando que la estructura de la empresa esté siempre flexible y abierta al diálogo, dentro de la necesidad de respetar las limitaciones presupuestarias que existen".

Ha manifestado que en los meses atrás "he dado muchos mensajes de como dentro del perímetro municipal, de las empresas municipales, hay una seguridad que ya quisiera el sector privado y eso hay que valorarlo", añadiendo también "los niveles de remuneración, que son más altos que en el sector privado". Ha apuntado que el Ayuntamiento administra los recursos "con la máxima moderación fiscal", lo que "condiciona también nuestra capacidad de respuesta a los planteamientos sindicales y de personal".

Así, ha insistido en que "aquí ha fallado, y lo digo sinceramente, con todo respeto, pero también con cierto sentido crítico, la postura de diálogo que tiene que presidir este tipo de solución", incidiendo de nuevo en el hecho de "levantarse en una reunión del Sercla en el mes de octubre cuando se plantean ese análisis de los cumplimientos de los acuerdos de 2012 en los puntos de divergencia, y la postura tan flexible de la empresa que esa materia se ha tenido".

No es bueno para la ciudad

El alcalde ha lamentado el acuerdo de ir a la huelga "porque creo que no es buena la imagen que damos, una ciudad turística, que pone en Semana Santa mucho interés en que todo funcione muy bien". Aunque ha dicho que "ha habido una postura de descuelgue de ese pronunciamiento por parte de los eventuales, que no van a seguir esa huelga en caso de que la hubiere", ha asegurado que eso "no garantiza que los servicios puedan funcionar correctamente".

Por esto, De la Torre ha expresado que está "en la confianza y en la esperanza de que haya una reconsideración en este tema y por mi parte haré los esfuerzos necesarios para que se produzca esa reconsideración, sin olvidar mi obligación y responsabilidad en la defensa de los intereses de los ciudadanos en general, desde el punto de vista económico".

Los trabajadores quieren que el alcalde se siente con ellos para llegar a un punto de encuentro. Al respecto, ha dicho que hasta ahora "no he entrado directamente", salvo una reunión por unos objetivos diferentes no de cara al convenio, aunque ha asegurado que él es "el primero que siempre estoy dispuesto al diálogo", aunque ha añadido que debe "quedar claro que la empresa está cumpliendo los acuerdos de 2012, por lo menos esos son los datos que tengo por parte de la gerencia y me lo creo, está por escrito".

Consulta aquí más noticias de Málaga.