Estudio sobre las diferencias entre los genomas humanos
Imagen ilustrativa del estudio publicado en Nature sobre el genoma humano Revista Nature

Más del 10% del genoma es distinto entre las personas, según un estudio científico con participación española que ha sido publicado en la revista Nature.

La variabilidad del genoma humano es diez veces mayor de lo que se pensaba hasta ahora
La variabilidad del genoma humano es diez veces mayor de lo que se pensaba hasta ahora, indicó uno de los responsables de la investigación, el español Xavier Estivill, quien ha explicado que entre dos personas hay más de veinte millones de nucleótidos de diferencia que se agrupan en al menos 1.400 regiones del genoma.

Hasta ahora se creía que cada persona difería de otra en un millón de los más de 3.000 millones de nucleótidos que componen el genoma humano, es decir, que podía compartir hasta un 99,9% de datos idénticos con otro ser humano .

Sin embargo, ahora se ha demostrado que entre dos personas hay más de veinte millones de nucleótidos de diferencia, que se agrupan en al menos 1.400 regiones del genoma.

Estas diferencias se encuentran en sujetos de las distintas poblaciones que los investigadores han estudiado (asiática, africana y europea), aunque también han visto que existen diferencias entre dichas poblaciones, lo que puede reflejar distinta susceptibilidad a las enfermedades.

La diferencia entre un individuo y otro está en el hecho de que dichas regiones pueden faltar o estar duplicadas, variando el número de copias, y en ello, según los científicos, podría estar la clave para la comprensión de ciertas enfermedades.

El genoma humano es como un puzzle de dificultad alta en el que hay que colocar sus piezas

Estivill explicó, a modo ilustrativo, que el genoma humano sería algo así como una serie de "puzzles en los que hay que colocar sus piezas, y unas cuestan más trabajo que otras porque se parecen mucho entre ellas, y no sabemos exactamente dónde van".

"El genoma que en su día se publicó es sólo uno de esos puzzles. Es como si no existiera una única figura final, sino distintas posibilidades, variantes de una misma imagen", indicó Estivill.

Añadió que esas regiones precisamente "son las que nos darán información que, seguramente, será muy importante respecto a cómo funcionan aspectos de nuestra biología que son fundamentales para la adaptación al entorno y que pueden contener claves sobre la susceptibilidad a enfermedades".