Fitch rebaja un escalón la nota de la deuda de Italia por el incierto resultado electoral

  • La calificación pasa de la A-, un notable bajo, a la BBB+, un aprobado alto.
  • La agencia ve improbable que se forme Gobierno en las próximas semanas.
  • La decisión se debe también a que la recesión de la tercera economía de la zona euro es "una de las más profundas en Europa".
Pier Luigi Bersani vota en Piacenza para las elecciones italianas.
Pier Luigi Bersani vota en Piacenza para las elecciones italianas.
EFE/EPA/PIER PAOLO FERRERI

La agencia de medición de riesgos Fitch ha anunciado este viernes la rebaja en un escalón de la calificación crediticia a largo plazo de la deuda soberana de Italia, tras los "no concluyentes" resultados de las recientes elecciones generales. La nota ha pasado de la A- (notable bajo) a la BBB+ (aprobado alto).

"Los no concluyentes resultados de las elecciones parlamentarias italianas del 24 y 25 de febrero hacen improbable que un nuevo Gobierno estable pueda formarse en las próximas semanas. La incertidumbre política creciente y el poco propicio telón de fondo para ulteriores reformas constituye un impacto añadido a la economía real en medio de la profunda recesión", reza la nota.

"Los datos macroeconómicos del último cuarto de 2012 confirman que la recesión actual en Italia es una de las más profundas de Europa. La desfavorable posición de inicio y algunos acontecimientos recientes, como la inesperada caída del empleo y los indicadores de confianza permanentemente débiles, aumentan el riesgo de una recesión más prolongada y profunda de lo previsto", prosigue.

Fitch, que mantiene la calificación italiana en perspectiva negativa, es decir, susceptible de nuevas rebajas, prevé de hecho una contracción del Producto Interior Bruto (PIB) este año del 1,8%, debido en mayor parte al efecto arrastre del -2,4 % de 2012. El Banco de Italia prevé una caída menor, del 1%.

La agencia empeora también su previsión del endeudamiento público italiano para este 2013, que prevé ahora en el 130% del PIB, frente al 127% con el que cerró Italia el año pasado, según los últimos datos divulgados por el Instituto Nacional de Estadística.

"Un Gobierno débil podría ser más lento y menos capaz para responder a los impactos nacionales o externos económicos", afirma Fitch, que indica que, sin embargo, el país es merecedor de un aprobado alto gracias a una economía "relativamente próspera, con un elevado valor añadido y diversificada", con niveles moderados de endeudamiento privado.

La agencia, que prevé que Italia cierre este año con un déficit público del 2,5% (en 2012 fue del 3%), mantiene la perspectiva negativa porque una "más profunda y duradera" recesión puede lastrar los esfuerzos de consolidación fiscal y porque un "deterioro sostenido" de sus condiciones de financiación pueden tener "implicaciones adversas" tanto para el sector privado como público.

Esta es la primera rebaja que recibe la calificación crediticia de la deuda italiana por parte de una agencia de medición de riesgos tras las elecciones generales. Los resultados han dejado un Senado muy fragmentado en el que son necesarias alianzas para formar Gobierno, acuerdos que, casi dos semanas después, siguen sin haberse alcanzado. El ganador por la mínima de los comicios, PierLuigi Bersani, está dispuesto a gobernar en solitario. Su formación, el Partido Democrático, obtuvo una amplia mayoría en la Cámara de los Diputados pero consiguió una victoria muy estrecha en el Senado, con solo tres escaños de diferencia con Pueblo de la Libertad de Silvio Berlusconi.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento