David Beckham y Harper
David Beckham y su hija pequeña, Harper Seven. GTRES

En las películas de Austin Powers, el malvado Doctor Maligno crea una réplica en miniatura de sí mismo, un pequeño heredero al que llama Mini-yo. Muchos famosos también cuentan con su 'mini-yo' sin tener que recurrir a las técnicas diabólicas del Doctor Maligno.

David Beckham es uno de ellos, y su genética es dominante, prueba de ello es que tres de sus cuatro hijos son su viva imagen, especialmente los pequeños: Cruz, que nació en Madrid, y Harper Seven, incluso siendo una niña.

Por suerte para Victoria Beckham ella también cuenta con su propio 'mini-yo': RomeoAfortunadamente para su mujer, Victoria, ella también cuenta con su propio mini-yo: Romeo. Es el único Beckham que se parece mucho a ella y es tan fashion-victim como su madre, comparte con ella su pasión por la moda e incluso ya ha ejercido como modelo para Burberry.

También Angelina Jolie posee genes dominantes: sus tres hijos biológicos (Shiloh, Vivienne y Knox) no solo son clónicos entre ellos, sino que además son idénticos a su madre cuando era pequeña, y no han dejado de heredar sus icónicos morritos.

Como mirarse en un espejo

La actriz Jennifer Garner debe ver su propio reflejo cada vez que mira a sus dos hijas, Violet y Seraphina. Esperemos que su pequeño Samuel, que nació el año pasado, aporte algo de su padre, el oscarizado Ben Affleck.

Lo mismo debe ocurrirle a la cantante de No Doubt, Gwen Stefani, que tiene en su retoño Zuma un perfecto 'mini-yo', o a Naomi Watts, con su sosias infantil, Alexander. O al norteamericano Dylan McDermott con Colette, su doble femenina y adolescente.

Gene Gallagher, el hijo de Liam Gallagher, líder de Oasis, no solo es una versión juvenil de su padre, si no que también ha heredado su estilo grunge.

Beyoncé, sin embargo, no puede decir que la niña de sus ojos, la pequeña Ivy Blue, ha salido a ella: es un calco de su padre, el rapero Jay-Z.

Tampoco Jennifer Lopez ha tenido suerte con el reparto genético; sus mellizos Emme y Alexander son clavaditos a su padre, el portorriqueño Marc Anthony.

La sangre azul de la princesa Victoria, futura reina de Suecia, se diluyó en favor del ADN plebeyo de su marido, Daniel Westling. Nadie puede negar que la pequeña princesa heredera Estelle es digna hija de su padre.

La top model alemana Heidi Klum en cambio se siente afortunada de que su hija Leni no saliera a su padre, Flavio Briatore. La pequeña, que creció con el cantante Seal como padre adoptivo, es tan preciosa como ella.

Elton John nunca ha revelado si su hijo Zachary, fruto de un vientre de alquiler, es de él o de su marido, David Furnish, pero viéndole con su retoño no cabe la menor duda: el pequeño es una copia del artista en miniatura. Ahora tienen un segundo hijo pero aún es pronto para ver a quién de sus dos padres se parece más.