Ana Botella defiende las contrataciones a dedo de familiares en su Ayuntamiento

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, en un desayuno informativo organizado por la agencia Europa Press.
La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, en un desayuno informativo organizado por la agencia Europa Press.
Paco Campos / EFE

El Ayuntamiento de Madrid seguirá pagando los sueldos de los familiares de cargos políticos, amigos y exresposables municipales elegidos a dedo y que ocupan puestos de confianza en el Consistorio.

Así lo ratificó este jueves la alcaldesa Ana Botella, que no solo defendió esas contrataciones, sino que rechazó tomar medidas contra los concejales que promueven estas actitudes.

"Se está cumpliendo la ley. Supongo que serán competentes", justificó Botella cuando fue interrogada acerca de si piensa actuar para detener este aparente tráfico de influencias. "Actúo en lo que es de mi exclusiva competencia", trató de escabullirse cuando se le interrogó por los enchufados del grupo del PP en el Ayuntamiento, que ella preside.

213 asesores

En total, el Ayuntamiento tiene 213 asesores. Estos son 55 menos de los 268 que heredó de Alberto Ruiz-Gallardón cuando asumió la Alcaldía. De ellos, 85 son para Alcaldía y las áreas de Gobierno, 41 están adscritos a los distritos (que dependen del Ayuntamiento), 84 trabajan en los grupos municipales y tres pertenecen a la Presidencia del pleno.

Entre esos asesores están las nueras de dos concejalas de distrito o la esposa y la hija de otros dos. También figuran varios cargos de confianza despedidos en su día y recolocados con posterioridad o personas elegidas solo por pertenecer a Nuevas Generaciones, la organización juvenil del PP, como informó 20minutos.es.

El diario El Mundo publicó este jueves que el Ayuntamiento también paga con dinero de los madrileños a un asesor del anterior vicealcalde, un Manuel Cobo que ni  siquiera trabaja ya para el Ayuntamiento, o a la secretaria del presidente de Ifema, el exalcalde José María Álvarez del Manzano.

Contrataciones "oportunas y convenientes"

Botella, que comparecía tras la reunión semanal con sus concejales, no quiso valorar la imagen que estas contrataciones a dedo proyectan de la capital de España. Posteriormente, sin embargo, admitió que los dirigentes deben tomar medidas puesto que la situación política ya es "el cuarto problema de los españoles", como recoge la última encuesta nacional del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

"Yo aporto poco al conjunto [...] Yo he hecho un sacrificio", recalcó acerca de la reducción de un 20% de los cargos de confianza que aprobó en enero.

Enrique Núñez, portavoz del grupo municipal y que quiso contestar por la alcaldesa para evitarle el trago, zanjó que tanto los concejales de distrito como los grupos municipales pueden hacer las contrataciones "que estimen oportunas y convenientes".

Esta opinión, sin embargo, no la comparten todos los miembros del equipo de Botella. Fuentes del PP municipal consultadas por este diario recalcaron su indignación porque el "descaro" con el que se producen los enchufes.

El Ayuntamiento permanece enrocado en su postura, agarrado a que la libre designación de cargos de confianza está contemplada en la ley. También, a que Madrid cumple con el máximo de 0,7% de asesores (en relación al total de la plantilla municipal) que establece el anteproyecto de ley de reforma de la Administración Local que va a aprobar el Gobierno central. Esta reforma apenas ahorra en sueldos políticos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento