Taxistas contemplan ir a la huelga en Semana Santa si no se impide que coches de fuera recojan en el aeropuerto

El director general de Movilidad afirma que se trabaja para buscar una solución, que "no es sencilla" porque "el problema es la crisis"
Taxistas de Málaga protestan ante la Consejería de Fomento y Vivienda
Taxistas de Málaga protestan ante la Consejería de Fomento y Vivienda
EUROPA PRESS

Los taxistas de Málaga contemplan la posibilidad de llevar a cabo movilizaciones en Semana Santa e, incluso, ir a la huelga, si la Junta de Andalucía no deroga el decreto 11/85 bajo cuyo amparo los vehículos de fuera de la capital malagueña pueden recoger a clientes en el aeropuerto y el puerto.

Autónomos y asalariados se han reunido este martes con el director general de Movilidad de la Junta, José Luis Ordóñez, para trasladarle de nuevo su malestar por la existencia de este decreto, que tachan de "injusto". El representante de la Consejería de Fomento y Vivienda, aunque ha reconocido la dificultad de encontrar una solución, se ha comprometido a poner en abril sobre la mesa una propuesta para "encontrar un equilibrio".

Pese a ello y a que, "por primera vez en 27 años, la Junta reconoce que este decreto perjudica a los taxistas de Málaga", según ha trasladado el presidente de la Asociación Unificada Malagueña de Autónomos del Taxi (Aumat), José Antonio Mate, el sector, con cerca de un centenar de representantes concentrados ante la Delegación de Fomento y Vivienda, ha acordado convocar una asamblea sectorial antes de Semana Santa.

El objetivo es valorar la situación, contemplando la posibilidad de fijar movilizaciones y no descartando, de hecho, convocar una huelga en el aeropuerto durante Semana Santa. Su petición, sin embargo, cuenta, de entrada, con la oposición de otros municipios de la misma provincia de Málaga, como por ejemplo Fuengirola o Rincón de la Victoria.

La petición de estos profesionales, que el pasado mes de diciembre ya protagonizaron protestas en este sentido, pasa por que la Junta derogue el decreto 11/85, que permite que, bajo precontrataciones, cualquier taxi de la provincia y de otras pueda hacer un servicio en el aeropuerto o en el puerto, mientras que los vehículos de la capital no acuden a otros municipios, lo que genera "una situación injusta y un desequilibrio absoluto".

"No estamos para perder el tiempo; iniciamos un camino, fruto de la reflexión, y seguiremos hasta conseguir la derogación del decreto", ha manifestado el presidente de Aumat, y si es necesario, ha añadido, "el sector estará parado en el aeropuerto hasta que la Junta dé una solución".

Como ha explicado, "este decreto podía tener sentido hace 27 años, pero a día de hoy la situación es completamente distinta, las infraestructuras han crecido y el resultado es un agravio comparativo, ya que taxistas de otras localidades se están llevando el trabajo que entra por el aeropuerto de Málaga y los profesionales que desarrollan su actividad allí se tienen que limitar a las carreras que no interesan a los compañeros de los municipios limítrofes, como Benalmádena o Torremolinos, pero no al resto, donde los servicios están perdidos".

Y es que, según ha indicado Mate a Europa Press, de los 180 taxis que trabajan diariamente en el aeródromo malagueño, sobran unos 120. "En el aeropuerto entran millones de viajeros, pero el sector de Málaga no puede explotar eso porque los profesionales de otros municipios trabajan allí de manera continua y organizada", ha declarado.

"Los taxistas malagueños estamos en la parada del aeropuerto viendo cómo pasa el trabajo y sin hacer carreras", ha criticado, apuntando, en este sentido, que desde las 07.00 horas a la una de la madrugada, pueden hacer únicamente dos o tres trayectos, lo que "no es nada rentable".

Ha alertado también de la "picaresca" que se esconde bajo esta práctica de precontratación, ya que, aunque está contemplada en este decreto, en el que se establecen una serie de requisitos, "la Junta no pone los medios suficientes para que se controle el cumplimiento de los mismos".

En este sentido, Mate ha hecho hincapié en que "existe un fraude que es incontrolable y, por muchos controles teóricos que digan que hay, en la práctica no hay ninguno". "No tenemos nada en contra de los compañeros de esos otros municipios", ha aclarado, pero "sí en contra de este decreto porque nos perjudica".

"El equilibrio está roto, ya que, tras más de 27 años, estos taxistas están completamente organizados y trabajan con agencias de viajes, hoteles y touroperadores", ha afirmado el presidente de Aumat, que ha precisado que en Málaga hay 1.434 autónomos y un millar de asalariados.

JUNTA

Por su parte, el director general de Movilidad ha señalado a los periodistas que "la solución no es sencilla", ya que "el problema de fondo es la crisis económica que afecta al sector y, por tanto, las asociaciones intentan buscar las fórmulas para mejorar esa situación, culpabilizando a veces a la legislación, aunque no sea la causa".

No obstante, Ordóñez ha comentado que las reivindicaciones del sector del taxi malagueño son atendidas por la Junta y se está analizando esta problemática, viendo "nuevas acciones por parte de las autoridades para controlar el intrusismo".

De hecho, ha aseverado que hay controles para evitar "el intrusismo vulgar", asegurando que en el aeropuerto de Málaga "no existe" esta práctica, pero, pese a ello, se está viendo cómo perfeccionar las inspecciones para que se respeten las normativas.

"Todo está sobre el tapete y no está definido al cien por cien", ha reconocido Ordóñez. "Estamos buscando soluciones, no estamos quietos —ha indicado—, pero no tenemos una varita mágica, ya que la situación económica es muy difícil y se prolonga en el tiempo".

Además, el representante de la Junta ha apuntado que, aunque la situación haya cambiado en estos años, "también hay que valorar, de cara al futuro, si posibles modificaciones pudieran ser más o menos positivas".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento