Iñaki Urdangarin
Iñaki Urdangarin, a su llegada a los juzgados de Palma, el pasado mes de febrero. Esta imagen, la del yerno del jefe del Estado a punto de declarar antes un juez por un caso de corrupción, fue la que inició la cascada de problemas para la Casa del Rey. Ballesteros / EFE

Iñaki Urdangarin ha admitido que el Instituto Nóos comenzó a trabajar en la preparación de la primera edición de la cumbre Valencia Summit antes de que la entidad firmase el convenio con la Generalitat, en 2004, para organizar el evento deportivo. Lo ha hecho en sus segunda declaración en los juzgados de Palma, el pasado 23 de febrero.

Así, el duque de Palma explicó ante el juez José Castro y el fiscal anticorrupción Pedro Horrach que junto a su exsocio, Diego Torres, mantuvo una reunión con el por aquel entonces presidente de la Generalitat, Francisco Camps y la todavía alcaldesa de Valencia, Rita Barberá. No obstante, negó que tal reunión se hubiese celebrado en la Zarzuela, tal y como había declarado inicialmente Torres ante el juez, y, aunque no precisó donde tuvo lugar, aseguró que pudo ser en la Alcaldía, en el despacho de Camps o durante una comida.

El duque de Palma negó que las negociaciones se hubiesen llevado a cabo en la Zarzuela Tampoco recordó Urdangarin ante el juez quién dio el visto bueno para la celebración del Valencia Summit, con la que se pretendía aprovechar la celebración de la Copa de América de Vela en la ciudad para obtener el máximo rendimiento, pero admitió que debió ser de forma verbal y con antelación porque el convenio se firmo el 8 de septiembre de 2004 y el evento tuvo lugar el 24 de octubre. Un margen "muy apretado", según reconoció. "Nos pusimos a trabajar antes de la firma del convenio", sentenció el yerno del rey.

Además de las tres ediciones del Valencia Summit, el Instituto Nóos firmó un convenio en 2005 para organizar los Juegos Europeos en Valencia, a iniciativa del empresario Miguel Zorío. Un proyecto que finalmente no salió adelante, por lo que la Fundación del duque dejó de ingresar dos millones de euros de la Generalitat.

Esta noticia le fue comunicada a Urdangarin, según la transcripción de su declaración, "protocolariamente" en una comida a la que asistió junto a Torres, con los entonces vicepresidente primero de la Generalitat, Vicente Rambla, y la consellera de Deportes, Trinidad Miró. Y, precisamente, en otra comida poco después, se abordó la posibilidad de celebrar unos Juegos de la Juventud.

Preguntado por si el proyecto de esos segundos juegos se abordó para compensar los dos millones impagados de los primeros, Urdangarin respondió que él no tuvo "esa sensación" y, tras otra pregunta del juez, apuntó que desconocía si la Generalitat o el Ayuntamiento de Valencia "daban las cosas a través de comidas". En esa misma declaración señaló también que no sabía si era normal que un vicepresidente acudiera a ver a un posible proveedor, en relación con la visita del exvicepresidente de la Generalitat Víctor Campos a Barcelona para tratar con él sobre el Valencia Summit.